El ministro de Justicia belga, Koen Geens, ha avisado este viernes de que la ejecución de la orden europea de detención que la Audiencia Nacional ha dictado contra el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont es un proceso que depende de las autoridades judiciales del país y que el Gobierno federal “no tiene rol” alguno que desempeñar en él.

“Es un procedimiento enteramente judicial. El poder ejecutivo no juega ningún rol en el procedimiento de la orden europea de detención (ODE). Todo se hace por contactos directos entras las autoridades judiciales”, explica un comunicado difundido por Geens a través de su cuenta de Twitter.

El ministro ha querido así manifestar una serie de “precisiones” sobre el proceso que se abre a partir de que la Fiscalía federal haya recibido, pasadas las 20:00 horas de este sábado, las euroordenes para detener y extraditar a Puigdemont y a los cuatro exconsellers que el acompañan en Bruselas desde el pasado lunes.


Así recuerda que la orden europea sustituye desde 2004 al tradicional sistema de extradición que dependía de cuestiones bilaterales entre Estados miembros y que la nueva orden sólo puede ser emitida por delitos que sean castigados con “al menos un año de cárcel” en el país que emite la petición.

En cualquier caso, según recuerda el titular de Justicia y miembro del partido nacionalista flamenco N-VA, la persona requerida por la euroorden será “privada de libertad” como consecuencia de este mandato y deberá prestar declaración en las 24 horas siguientes ante el juez de instrucción designado para el caso.