El expresidente de la Generalitat Artur Mas abonará este jueves 400.000 euros de los casi tres millones que todavía deben para completar la fianza impuesta por el Tribunal de Cuentas debido a la supuesta utilización de fondos públicos para la consulta soberanista del 9 de noviembre de 2014, y pedirá una semana más de plazo para cubrir el resto.

Los abogados reclamarán una ampliación de siete días “para gestionar la presentación de garantías suficientes, bien en modo de aval bancario, bien, con carácter de último recurso, las tasaciones de los inmuebles” de los presuntos responsables.

Los letrados han anunciado que Mas y los exconsellers Joana Ortega, Francesc Homs e Irene Rigau ya están procediendo a tasar diversos inmuebles de su propiedad, por si fueran necesarios “como último recurso” para llegar a cubrir la fianza, de la que ya han pagado 2,4 millones de un total de casi 5,3 millones.


El escrito recuerda que hasta el momento han abonado ya estos 2,4 millones y acreditan ahora que formalizan un nuevo ingreso de 400.000 euros, que “obedece a la estricta finalidad de responder al requerimiento de garantizar la responsabilidad establecida provisionalmente”.

 

Como último recurso, los letrados anuncian la posible presentación de diversos inmuebles de Mas, Ortega, Rigau y Homs para cubrir la fianza, y para probarlo adjuntan al escrito “las notas simples de los Registros de la Propiedad relativos a tales fincas”.