Ana Julia Quezada ratifica ante el juez que mató a Gabriel y que actuó sola

La presunta autora del crimen de Gabriel Cruz ha reiterado a preguntas del magistrado instructor, fiscal y abogados de la defensa la versión que realizó durante la reconstrucción de los hechos que se realizó en la finca de Rodalquilar, en Níjar (Almería), donde supuestamente ocultó el cadáver del menor.

Tras la declaración, que se ha prolongado desde las 13,00 hasta las 14,30 horas aproximadamente en la sala de vistas del Juzgado de Guardia de la Ciudad de la Justicia, el juez Rafael Soriano ha acordado la práctica de una diligencia de prueba secreta y ha prorrogado durante 24 horas la detención de Quezada para citarla de nuevo a las 12,00 horas del jueves en sede judicial.

Una vez obre en su poder el resultado de la citada diligencia, se celebrará la vistilla para que las partes interesen la adopción o no de medidas cautelares, tras lo que el magistrado instructor dictará auto con la resolución.

La Guardia Civil ha tenido de esta forma unas horas más para perfilar algunos detalles sobre las circunstancias que rodean a la muerte del pequeño y ahora será el juez el que contraste la versión de Ana Julia Quezada con los informes de la autopsia y las pruebas recabadas, entre ellas el hacha, hallada el martes en la finca familiar de Rodalquilar, que la presunta asesina sitúa en el escenario del crimen.

Fuentes de la investigación han señalado que Quezada, quien habría expresado «arrepentimiento», ha comparecido ante el juez con la intención de «colaborar» y de contestar a las interpelaciones que se le hicieran desde las partes, haciendo hincapié en que habría habido una «discusión» previa con el menor y que los hechos no habrían sido consecuencia de un «plan premeditado».

Ana Julia Quezada confesó este martes en el interrogatorio ante especialistas de la Guardia Civil y sus abogados que mató en la finca de Rodalquilar al niño. Así, apuntó que el mismo día que se dio por desaparecido a Gabriel en Las Hortichuelas de Níjar al salir de la casa de su abuela con destino a la de sus tíos y primos, recogió en su coche al pequeño y lo llevó a la finca de la familia de su pareja y padre del niño. En la finca, según reconoció, discutió con Gabriel hasta provocarle la muerte pero, según ella, una vez que intentara primero agredirla.

Su explicación ha sido que discutieron y que de ahí pasaron a un forcejeo en el que el niño cogió un hacha con el que se terminó golpeando en la cabeza. Luego, según habría añadido, se asustó y lo asfixió hasta provocarle la muerte. Las circunstancias concretas del fallecimiento se determinarán cuando se conozca la autopsia definitiva de un caso que ha sido declarado secreto y en el que, en paralelo, la Guardia Civil ha ido recabando más pruebas.




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *