Vuelven los campanilleros de Huévar, con su larga tradición, a animar los amaneceres de sus calles, aunque con mascarillas

A pesar de la epidemia y de la crisis económica y social, vuelven los campanilleros de Huévar de Aljarafe, uno de los coros más antiguos y apegados a larga tradición del Aljarafe y sus alrededores, para tratar de trasladar alegría, esperanza y hermosura durante todos los días de la Navidad 2020.

 

 

 

Aunque se desconoce la fecha exacta en que los campanilleros espontáneos del pueblo comenzaron a recorrer las calles de Huévar y solicitaban entonces un aguinaldo en los portales de las casas donde se ubicaba un Belén, lo cierto es que desde hace más de 40 años, al llegar la Navidad, un coro, ahora ya formalizado, recorre desde muy temprano cada día de Adviento las calles del pueblo para amenizar los despertares de sus vecinos y celebrar la llegada del Niño Dios.

Carrañacas, panderetas, tinaja con alpargata, guitarras, cascabeles y la imprescindible botella de anís acompañan los hermosos villancicos y cantares que despiertan a sus habitantes en estos días de niebla y frío mientras caminan despaciosos por todo el pueblo, como pastores camino del Portal, aliviando las penas y sinsabores de sus habitantes.

La localidad de Huévar, recoleta y pacífica, animosa y alegre, a pesar de la inesperada y desgraciada incidencia que ha registrado esta pandemia en los últimos dos meses, cuenta sus mañanas con la alegría de los cánticos dulces y amorosos de su coro de campanilleros como un elemento más de las muchas bellas fiestas y tradiciones ancestrales que se conservan en la zona.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *