Vox no ve “nada que celebrar” el 4D y critica el “falso andalucismo” de “la izquierda trasnochada”

Frente a la efeméride de este miércoles 4 de diciembre, cuando se conmemoran los 42 años de las manifestaciones de 1977 en favor de la autonomía de Andalucía, el vicesecretario de Organización de Vox Sevilla, Javier Cortés, ha opinado que no hay “nada que celebrar”, avisando de “una fecha que la izquierda trasnochada aprovecha para imponer un falso andalucismo que no existe salvo en el imaginario de los tres políticos de turno que cada año por estas fechas vienen con la cantinela de un Día Nacional de Andalucía que no existe y que nadie reconoce”.
A su entender, “el paso de los años ha venido a demostrar que en Andalucía ni existía ni existe un sentimiento de diferenciación y que la autonomía no ha servido para mejorar la calidad de vida de los andaluces, antes al contrario, los únicos que se han beneficiado de ello han sido los partidos, como el PSOE, que han utilizado las instituciones y los símbolos de la región en beneficio propio, generando un estado de corrupción generalizado como estamos comprobado con la reciente sentencia de los ERE y de la multitud de juicios contra dirigentes socialistas que están por venir”, ha aseverado.
Este miércoles, según su entender, “sería una buena fecha para que los andaluces volvieran a salir a la calle, tan masivamente como en las manifestaciones de 1977, pero para protestar” por lo que él ve como “el estrepitoso fracaso de la España de las autonomías, que ha servido como caldo de cultivo para la corrupción y para enfrentar a unos españoles con otros”.
Javier Cortes ha llamado así “a hacer una profunda reflexión sobre la realidad de las autonomías que permita abrir un debate sobre la necesidad de caminar hacia un Estado de Derecho unitario que promueva la igualdad y la solidaridad en vez de los privilegios y la división” que a su juicio provoca que cada región cuente con sus propias instituciones públicas.
“Desde Vox tenemos muy claro que vamos a seguir trabajando por la devolución al Estado de las competencias de educación, sanidad, seguridad y justicia y por limitar en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica. La autonomía no ha cumplido los fines para la que fue concebida, por lo que muy probablemente ha llegado la hora de emprender una reforma profunda de carácter estructural que afronte los defectos de un sistema político, jurídico, institucional y económico que está irreversiblemente agotado”, ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *