Vox conquista en Dos Hermanas tierra socialista

A Santiago Abascal no hay quien lo detenga, no se arredra por nada, va por la vida sin complejos por su ideario. Ayer tarde el líder de VOX fue capaz de llevar hasta el Auditorio Los del Río, de Dos Hermanas, a más de 4.000 personas. ¡Dos Hermanas! “feudo socialista”, como el mismo Abascal recordó.

 Acompañado por Reyes Romero, diputada  de VOX en el Congreso, y María José Piñero, Presidenta de VOX Sevilla y diputada de la Junta de Andalucía, Santiago Abascal fue recibido entre banderas de España y gritos de “Presidente, Presidente…”. El Auditorio tronaba. Sus gradas abarrotadas se convertían en eso que hoy se llama “una impresión fuerte”.

 Piñero dio a los congregados la bienvenida y las gracias por el apoyo recibido durante estos “difíciles años que llevamos luchando”, y seguidamente cedió la palabra a Reyes Romero, que no perdió la oportunidad de defender a su partido de las críticas machistas. Sólo tuvo que recordar la visita al Congreso de la delegación iraní que prohibió estrechar la mano a las mujeres y no mirarlos a los ojos, siendo Vox el único partido en negarse a acudir al acto y conseguir que se respetara la igualdad de derechos establecida por la Constitución Española.

 Santiago Abascal llamó a la calma varias veces: “No tengamos prisa”. E insistió en la necesidad de una larga lucha en la que no deben ir con expectativas de poder inmediato a las elecciones.

 Se mostró sereno y seguro dando la sensación de ser uno más del público. Directo. Hábil en proximidad. Le gusta la línea recta, como si tuviera profunda conciencia de que es la distancia más corta entre dos puntos: él y cada español. Estuvo distendido, contando anécdotas de la campaña electoral y del debate televisivo del día anterior, sin desaprovechar la ocasión de desenmascarar al espacio “El Hormiguero”, de Antena 3, donde tuvo que contemplar que el regidor prohibiera al público los aplausos que quisieron brindarle durante su intervención en la entrevista de Pablo Motos. Con los demás líderes se permitieron las ovaciones, pero no con él.

 Pero Abascal se volvió contundente y serio al referirse a Cataluña, abogando porque las Elecciones del domingo se celebren con normalidad. También fue claro, fiel a su estilo sin rodeos, en el tema de la inmigración: “No se va a ayudar a nadie antes que a los españoles”.

 El acto terminó, como suele ser costumbre en VOX, con el himno de España, escuchado respetuosamente por Abascal junto a los representantes de Vox Sevilla, como Francisco Serrano, Cristina Peláez, Gonzalo Polavieja, Rafael García Ortiz, Macario Valpuesta, Fátima Azmani y tantos y tantos seguidores y colaboradores del partido.




 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *