Velasco estima para 2022 un crecimiento del PIB andaluz de entre el 6,5% y 7% y la creación de hasta 125.000 empleos
“Se espera que consumo e inversión tengan un avance similar, con especial protagonismo del consumo realizado por los hogares, que previsiblemente incrementarán su nivel de gasto”

El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, ha avanzado para 2022 un crecimiento estimado del PIB andaluz de entre el 6,5% y el 7% y una creación de empleo de entre 110.000 y 125.000 empleos. En Comisión parlamentaria, ha destacado que estas estimaciones están en línea con el comportamiento que pronostican los diferentes organismos para las economías española y europea. 

Durante su intervención, Velasco ha asegurado que esta previsión para la economía regional se situaría por encima de la esperada para el PIB nacional, que refleja un avance de en torno al 6,3%, y de la estimación del 4,3% del FMI para la Zona Euro, lo que, a su juicio, “permitiría recuperar el nivel de actividad previo a la crisis y seguir convergiendo”. 

Este escenario macroeconómico previsto vendría sustentado, en el lado de la demanda, por la aportación positiva tanto de la demanda interna como del sector exterior. Dentro de la primera, ha puntualizado que “se espera que consumo e inversión tengan un avance similar, con especial protagonismo del consumo realizado por los hogares, que previsiblemente incrementarán su nivel de gasto”. Y esto debido, ha añadido, al ahorro acumulado durante la crisis, aunque su evolución estará condicionada por el comportamiento de la inflación, que “puede actuar como factor limitativo de la capacidad de gasto”, ha afirmado.  

Por su parte, ha aclarado que el sector exterior tendrá una “ligera” contribución al crecimiento, por un avance de las exportaciones de bienes y servicios respecto a las importaciones, impulsadas por el dinamismo del comercio mundial. 

En lo que respecta al lado de la oferta, ha expuesto que “es previsible que en el próximo año todos los sectores contribuyan positivamente al crecimiento de la economía andaluza, dando continuidad a lo esperado para el presente ejercicio”. No obstante, ha apuntado una mayor intensidad en el avance de las actividades del sector servicios y de la construcción.

El PIB nominal de la comunidad autónoma estaría en 2022 muy próximo a los 185.000 millones de euros, con lo que se superaría ampliamente el máximo alcanzado en 2019 (173.373 millones de euros).

En lo que respecta al ámbito laboral, el consejero de Transformación Económica ha incidido en que el avance de la economía andaluza en 2022 se traducirá en un aumento de la población ocupada estimado en una horquilla de entre el 3,5% y el 4%, lo que supondría una creación de entre 110.000 a 125.000 empleos. De acuerdo con esto, la población ocupada quedaría fijada en el entorno de las 3.240.000 personas, unos niveles registrados en 2007. Al respecto, ha señalado que esta subida de la población ocupada posibilitaría reducir en 2,2 puntos porcentuales la tasa de paro hasta situarla en el 20,1% de la población activa, la más baja desde 2008.

En cualquier caso, Velasco ha advertido que estas previsiones “están sujetas a fuertes dosis de incertidumbre y diferentes factores que pueden llegar a modificarla, como la propia evolución de la pandemia y el riesgo de aparición de nuevas variantes del virus, la persistencia de tensiones inflacionistas y la irrazonable volatilidad del mercado eléctrico”. También se ha referido a la resolución final de los ERTE, los Fondos Next Generation o la continuidad de las disrupciones de las cadenas de producción global.

Rogelio Velasco también se ha centrado en la evolución de la economía andaluza en el primer semestre de este año, asegurando que se espera un crecimiento real del PIB para todo 2021 en la misma horquilla definida para el próximo ejercicio, sobre todo teniendo en cuenta los logros alcanzados en el control de la pandemia gracias a la vacunación. Esta previsión de la Consejería está en sintonía con las publicadas recientemente por otras instituciones como el BBVA o el Observatorio Económico de Andalucía, que señalan un crecimiento de la economía andaluza del 6,7% en 2021, que previsiblemente volvería a superar la media nacional y europea.

Por otro lado, el titular de Transformación Económica también ha realizado una radiografía del contexto internacional, señalando que los últimos meses se están caracterizando por repuntes inflacionistas, vinculados, entre otros aspectos, a la recuperación de la demanda a nivel mundial. Un factor que, según ha afirmado, “está provocando desajustes entre la oferta y la demanda de las materias primas, principalmente energéticas, lo que se están reflejando en subidas de precios”. 

De esta forma, el precio del barril de petróleo Brent alcanzó de media en el mes de agosto los 71,8 dólares, un 58,1% por encima de su cotización en el mismo mes del pasado año. Este comportamiento del precio de una materia prima de notable relevancia en la actividad económica, unido al aumento del precio de la electricidad en España, que en los últimos meses alcanza récords históricos, se está trasladando a los precios de consumo.  




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *