Los vecinos de Capuchinos mantienen la asamblea contra el Centro de Inmigrantes

Los vecinos reclaman información al alcalde sobre la autorización del cambio de uso y destino del local, la licencia de obras para el cambio estructural y adaptación al nuevo local y toda la documentación sobre el proyecto

Los vecinos de la zona afectada por la apertura, la semana que viene, del Centro de Atención de Inmigrantes de Ronda de Capuchinos, han reclamado por escrito al alcalde Juan Espadas para que informe sobre la preceptiva autorización de cambio de uso y destino del local, la concesión de la preceptiva licencia de obras para el sustancial cambio estructural y adaptación al nuevo objeto del local, “paralizando en caso de no haberse cumplido los requisitos de legalidad, la apertura de ese centro  para los fines anunciados”.

En una carta remitida al primer edil en la mañana de este jueves, y a la que ha tenido acceso Sevillainfo, el presidente de la asociación vecinal Miraflores- Trinidad, Esteban Suárez Liébana, traslada “la enorme preocupación” que ha suscitado, entre todos los vecinos de esta amplia zona céntrica de Sevilla, “el repentino y sorprendente conocimiento de que se ha cambiado radicalmente el uso y destino de dicho centro que pasaría de servir para talleres ocupacionales para adultos, a ser utilizado como albergue para inmigrantes no identificados, en un número de no menos de 50, de procedencia magrebí, subsahariana y que han entrado en España ilegalmente mediante llegadas a nuestras costas en pateras” .

El líder vecinal reprocha que “se nos ha ocultado deliberadamente a todos los vecinos que ese centro, que fue alquilado a la entidad Cruz Roja, por parte de su actual arrendataria, se haya decidido, ignorando quien haya tomado esa decisión y los cauces legales que la respaldan, darle al local ese nuevo uso y destino que incide directamente en cuestiones que pueden afectar a la seguridad, economía y salud tanto de los vecinos,  que incluso comparten patio interior con el centro, como comerciantes de la zona”.

Entiende el colectivo vecinal, que representa también, además de la Ronda de Capuchinos, a San Julián y Macarena, que “el centro desde luego, no está habilitado para ese fin, sus  limitados aularios no  permitirían sino el hacinamiento, no existen duchas, cuartos de baño ni cocinas. Van a llegar personas no identificadas, pues precisamente se ha anunciado que se trata de un centro rotacional para estancias no superiores a 72 horas, por lo que carece de sentido la justificación de integración que se ha querido buscar como pretexto”, añaden.

Recuerdan los vecinos que en principio, se les anunció “que iban a alojarse a madres con niños y a menores no acompañados, lo que indudablemente, sin perjuicio del exigible cumplimiento de las formalidades legales a las que luego aludiremos, no hubiera supuesto sino la solidaria acogida por todo el barrio. Pero no podemos permanecer impasibles ante la perspectiva de estar siendo objeto de un engaño manifiesto,  la propia presidenta de Cruz Roja lo ha reconocido al admitir que  en realidad se había ocultado que van a llegar varones cuya identidad,  orígenes, antecedentes, pertenencia a asociaciones relacionadas con el terrorismo islámico, estado de salud, se desconoce; incluso ha llegado a admitir que  podrían  ser portadores de enfermedades contagiosas e infecciosas y que en tales casos se trasladarían a hospitales cercanos.”

Los tres colectivos vecinales, que han contado con el asesoramiento legal gratuito del prestigioso despacho Serrano Abogados, exponen que cualquier mínima medida de prudencia, “exigiría precisamente un periodo de cuarentena para que las autoridades competentes pudieran realizar esa labor de identificación, lo que requiere un internamiento en un centro digno pero alejado de núcleos de población. Las razones humanitarias no son incompatibles con el sentido común y las garantías de los ciudadanos españoles, que  pertenecemos a un pueblo solidario pero que  no está dispuesto, se insiste a poner, en juego cosas tan serias como la seguridad, integridad, salud de sus familias y el patrimonio de unos comercios y negocios de los que viven también esas familias”.

Sorprende que  las obras de cambio de uso y destino se hayan desarrollado “casi clandestinamente, sin incluso instalación de la preceptiva cubeta de obra en la vía pública, lo que es necesario en el caso de obras mayores de esa envergadura. Sorprende que en tan poco tiempo esa gerencia haya tramitado y autorizado el cambio de uso y destino de un local, que de centro ocupacional pasaría a ser un albergue, ( un hotel ), con un sustancial cambio estructural de sus instalaciones,  sorprende que el Ayuntamiento haya concedido la preceptiva licencia de obras en tales condiciones. En definitiva que nos cabe la sospecha que todo obedezca a una campaña de imagen de la actual directora de Cruz Roja que pretende hacer solidaridad  a costa de la seguridad, integridad, salud e intereses económicos de todos los vecinos y de todo un barrio. Y todo ello a espaldas de los responsables del propio Ayuntamiento, que al menos debe velar por el escrupuloso cumplimiento de la legalidad vigente para llevar a cabo un proyecto de este calado social”, lamentan.

Los vecinos destacan, por último, que los vecinos de esta tranquila zona centro de Sevilla, en cuyas inmediaciones hay hasta tres centros escolares y guarderías, “somos gente solidaria, participamos en campañas de integración, en bolsas de caridad auspiciadas por  nuestras parroquias y hermandades, y deseamos lo mejor para esas personas que se juegan la vida para llegar a nuestro país en situación irregular, por lo menos  para aquellos que no ocultan otros  deseos que no sean la esperanza de una mejor vida. Pero téngase en cuenta que esas personas merecen un mejor trato que  no sea el de internarlos en un local hacinado, existiendo muchos locales, cuarteles, Estadio Olímpico ( sin uso y  con maravillosas instalaciones), Hospital  Militar ( también sin uso y con instalaciones más apropiadas y  fácilmente adaptables ) y otros  centros públicos en las afueras de Sevilla, con mayor espacio de esparcimiento ( y  no sólo un pequeño patio interior rodeado de viviendas), y mayores facilidades de control en caso de  posibles altercados de orden público”,concluyen..




 

Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *