El primer día de la nueva ordenación de tráfico asociada a la primera fase del proyecto resultó todo “un caos” y, aunque la medida sólo lleva “unos días” de aplicación, a los residentes del entorno de este barrio ya les queda claro que han salido “perjudicados”

Transcurridos varios días de la implantación de la primera fase de la transformación de la céntrica calle Mateos Gago en una vía “semi peatonal”, la asociación de vecinos Amigos del Barrio de Santa Cruz, ha manifestado este lunes que ha quedado de relieve que resulta “inviable” que los nuevos aparcamientos habilitados en el entorno del paseo de Catalina de Ribera tengan un uso “compartido” entre las operaciones de carga y descarga y los vecinos residentes.


El Ayuntamiento ha acometido la eliminación y reubicación de las zonas de estacionamiento ocupadas hasta ahora principalmente por vehículos de carga y descarga, extremo que ha conllevado no pocas novedades. Merced a la nueva reordenación, la calle Mateos Gago sigue restringida a la circulación exclusiva de los vehículos de carga y descarga, los taxis y los vehículos de los residentes acreditados, toda vez que en el tramo de la calle comprendido entre la Plaza Virgen de los Reyes y la calle Rodrigo Caro ha quedado prohibido el estacionamiento o parada de cualquier vehículo, siendo ocupados con maceteros los espacios anteriormente destinados al aparcamiento.

En paralelo, en el tramo comprendido entre las calles Rodrigo Caro y Mesón del Moro, la vía ha quedado liberada de estacionamientos en su acera derecha, mientras que en la otra acera se establece una franja reservada para carga y descarga tres horas matinales de tres días de la semana. El resto del tiempo, esta franja cuenta con tres plazas reservadas para paradas de los hoteles y dos plazas para subida, bajada y carga y descarga de los residentes con tiempos limitados de estancia.


Además, en el cruce de Mateos Gago con la calle Fabiola han sido habilitadas dos plazas de aparcamiento para vehículos de personas con movilidad reducida y otras dos más para carga y descarga y subida y bajada de los residentes excepto en horario de 20,00 a 24,00 horas, reservado para los servicios de recogida de residuos de Lipasam.

Ya en la zona del paseo de Catalina de Ribera, se ha acondicionado un espacio como aparcamiento para motos y han sido creadas nuevas plazas de aparcamiento, con un total de once plazas habilitadas para carga y descarga de 8 de la mañana a 12 del mediodía y para los residentes acreditados el resto del tiempo. En el caso de la calle Menéndez Pelayo, ha sido habilitada una zona para carga y descarga de mercancías de 7 a 11 y de 15 a 17 horas.

Con estas medidas sobre la mesa, los vecinos exponen que ha quedado de relieve que es “inviable” que las plazas de aparcamientos del entorno del paseo de Catalina de Ribera sean “compartidas” entre los vehículos de abastecimiento de género y los vecinos de Santa Cruz.

Además, avisan de que esta reordenación ha provocado que diferentes plazas del barrio de Santa Cruz, incluso la plaza de los Refinadores pese a estar “reservada” para los residentes, estén sufriendo la presencia de los vehículos de reparto. “Hay furgonetas por todos sitios”, ha lamentado, insistiendo en que resulta “inviable” que la citada zona de aparcamientos esté “compartida” entre los vehículos de reparto y los residentes acreditados.