El documento aprobado por el Consejo Económico y Social de Sevilla rechaza tanto la bajada del IBI como las subidas en el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, o las tasas por la recogida de basura o del cementerio.

El pleno del Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS) ha aprobado este lunes su dictamen respecto al proyecto de ordenanzas fiscales elaborado por el Ayuntamiento hispalense para 2018 en el que, tal y como se esperaba, se ha criticado duramente la política fiscal del gobierno del socialista Juan Espadas.

El dictamen definitivo destaca que la rebaja del IBI obedece a “razones políticas” que carecen de “justificación jurídica ni económica”. En ese sentido, el documento expone que en Sevilla, el IBI residencial es actualmente un 4,75 por ciento “más barato” que en 2011 “y se sitúa por debajo de la media de las grandes capitales de provincia”. En paralelo, avisa de que esta rebaja será “casi imperceptible para los contribuyentes” al reducirse a cinco o diez euros menos en el 75 por ciento de los recibos, pero el Ayuntamiento sí afrontará una reducción de 3,6 millones de euros en sus ingresos, con el consiguiente “deterioro” de su capacidad económica para los servicios públicos.

En cuanto al impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos de naturaleza urbana, la “plusvalía“, el CESS valora que se adecue a la sentencia del Tribunal Constitucional que declara inconstitucional el cobro de este tributo en aquellas operaciones en las que el vendedor no haya cosechado beneficio económico al desprenderse del inmueble. No obstante, el CESS reclama “un estudio sobre el impacto de la aplicación de oficio de la citada sentencia para conocer qué consecuencias económicas podría tener para el Ayuntamiento”.


Sobre el impuesto de vehículos de tracción mecánica, el CESS ve “negativo” que experimente “una subida generalizada que va del 1,8 al ocho por ciento, según la clasificación de los vehículos y la cilindrada, por no estar justificada”.

En cuanto a la tasa por los documentos expedidos por la Gerencia de Urbanismo, el CESS se opone a que la licencia de obra menor y su correspondiente tasa comience a aplicarse para actuaciones con un valor de hasta 12.000 euros, toda vez que hasta ahora se trataba de una licencia ceñida a un valor inferior a los 18.000 euros. No obstante, sí comparte la “nueva tarifa para las autorizaciones y licencias de suministro y ocupación de viviendas ya existentes y destinadas a fines turísticos”.