Una Madrugada tranquila pero con menos público en la calle

Sevilla ha superado sin incidentes de consideración su noche más hermosa. La masiva presencia policial en la calle ha evitado que se produzcan carreritas en Reyes Católicos y se ha ofrecido una sensación de seguridad. Sin embargo, el público ha sido inferior a otros años en una Madrugá, en algunos puntos, desangelada

La Madrugada de Sevilla ha superado el reto de la seguridad pero por ello ha pagado un precio. Las cofradías de la noche más luminosa han recorrido las calles de la ciudad sin mayores problemas que algunos parones puntuales, pero en un ambiente de calma, tranquilidad y recogimiento que en nada se parece a los incidentes y tensión registrada durante toda la Madrugada de hace un año. La masiva presencia de agentes de la Policía en las calles, las más de cien cámaras instaladas y la coordinación con las hermandades ha favorecido una Madrugada sin sobresaltos más allá de un conato de «carreritas» pasadas las cuatro en Reyes Católicos , abortados de manera inmediata por agentes del Cuerpo Nacional de Policía que han identificado a los autores.

A pesar del buen tiempo que ha reinado durante toda la Madrugada, a excepción de algunas lluvias débiles que, como estaba previsto, han caído cuando aún no había amanecido y sin grandes consecuencias, el público se ha retraído de salir a disfrutar masivamente en las calles donde se ha visto mucho turista y pocos sevillanos a últimas horas de la noche.

La Madrugada ha conseguido salvarse gracias a la colaboración de los sevillanos que han impedido que arrebataran la noche más hermosa del año y aquellos que albergaban miedo a salir han permanecido en sus hogares. Se ha recuperado la Madrugada y se ha pagado un precio por ello.

El riesgo de lluvia  provocó que las hermandades de Los Gitanos y La Esperanza de Triana interrumpieran su estación de penitencia, mientras que La Esperanza Macarena decidió  continuar su recorrido y volver a su basílica con normalidad. El Silencio, El Gran Poder y El Calvario, por su parte, se recogieron a su hora y sin problemas.

Así, ante el anuncio de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) de riesgo inminente de lluvia a partir de las 07,00 horas, La Esperanza de Triana ha decido quedarse en la Catedral y ha modificado su recorrido para cruzar el Puente de Triana y luego continuar por Altozano hacia su capilla, mientras que Los Gitanos ha buscado refugio en la Iglesia de la Anunciación para retomar a partir de las 09,00 horas su recorrido hacia su santuario donde tiene previsto llegar hacia las 11,00 horas.

Además, alrededor de las 03,45 horas se han producido algunos momentos de tensión en el entorno de la calle Reyes Católicos, si bien la situación ha sido controlada tanto por la Policía Local como por Policía Nacional, según ha informado Emergencias Sevilla. En este sentido, fuentes municipales han precisado a Europa Press que actualmente se están investigando estos hechos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *