Uganda le da a probar a Twitter su misma medicina y la red basura monta en cólera con un cinismo atroz
El presidente Museveni ordena el cierre de redes sociales a dos días de las elecciones para evitar la manipulación ejercida sobre Trump

En plena ola de cierres inexplicables y de bloqueos arbitrarios de las cuentas en la red social de Twitter, que les ha llevado incluso a cerrar la del mismísimo presidente de los EE.UU., estos patrones de la demagogia y la censura del pajarito se atreven ahora a emitir un comunicado que pretende denunciar a países como Uganda.

 

 

Mientras permanecen intocadas las cuentas de tiranos sanguinarios como el líder iraní Ali Khamenei o la del obtuso mendrugo Nicolás Maduro, el presidente ugandés, Yoweri Museveni, a dos días de las elecciones presidenciales el próximo jueves día 14, ha ordenado a los proveedores de Internet en su país el cierre de todas las redes sociales en un intento de evitar la intervención golpista que supuran ahora mismo estas aplicaciones globales teledirigidas desde Silicon Valley.

La reacción de los mandatarios de Twitter sobre Uganda se produce justo el día en que de forma espontánea millones de usuarios de esta red en todo el mundo han convocado una jornada completa sin emitir un sólo tuit ante la arbitrariedad censora y la burrada intervencionista que vienen ejerciendo a nivel local y planetario.

Sin el menor pudor y con todo el atrevimiento que les permite su cinismo, los del pajarito caprichoso alcanzan a denunciar en su comunicado que “condenamos enérgicamente los cierres de Internet: son enormemente dañinos -dice-, violan los derechos humanos básicos y los principios del #Openinternet”, lo cual es exactamente lo que denuncian cientos de millones de ciudadanos en el mundo entero respecto de la red del pajarito tiranuelo, convertida ahora a su capricho en una jaula donde mantienen presas y amenazadas a todas las voces disidentes, sin posibilidad ni siquiera de dirigirles una condena por su arbitrariedad y su barbarie dictatorial en su refugio del anonimato.

El secuestro y bloqueo de cuentas, la caprichosa eliminación de seguidores, la ocultación de mensajes y, en definitiva, la manipulación que están ejerciendo constituye sin duda uno de los ataques más serios que se hayan puesto jamás en evidencia sobre Internet. Y el dictador Museveni, que se ha batido en cien guerras reales desde hace 35 años, no se anda con milongas y utiliza el mismo lenguaje que vienen aplicando los cínicos patrones desde California sin moverse de sus despachos.

Twitter es ahora mismo una red basura que se sostiene aún en pie por el alto número de usuarios que había aglutinado, pero que empieza a mostrar pies de barro en cuanto se ha producido una caída bursátil estrepitosa, por encima del 11%, a raíz de los ataques dictatoriales que ellos mismos han promovido.

Hay rangos de cinismo y de hipocresía que delatan la pulsión indecente del totalitarismo que subyace detrás. Los dueños de Twitter emplean el mismo estilo demagógico, cínico, embustero e irresponsable de los tiranuelos y dictadores y no les importa un pelo convertirse en aliados ocasionales de toda la perversión que encierran las tiranías de cualquier signo. Ahora les han dado a probar de su propia medicina.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *