UATA, ÉLITE y los Taxistas Rurales califican el nuevo reglamento como “una persecución”

La Unión de Asociaciones de Taxistas Andaluces (UATA) y la federación Élite Taxi Andalucía han calificado el nuevo reglamento aprobado por parte de la Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio como “una auténtica persecución y una imposición que va a perjudicar a los taxistas en el medio rural”. 

El Decreto 84/2021, de 9 de febrero, por el que se modifica el Reglamento de los Servicios de Transporte Público de Viajeros y Viajeras en Automóviles de Turismo, aprobado por el Decreto 35/2012, de 21 de febrero, ha provocado un deterioro en las condiciones de trabajo de los taxistas, sobre todo en el ámbito rural, en opinión de UATA.

En esta denuncia cuentan con el apoyo de la Unión de Autónomos de Andalucía (UATAE), ya que “las y los autónomos del taxi han quedado en una posición crítica, con más gastos y menos derechos”, según Pepe Galván, su secretario general. 

“La negativa a la regulación de las VTC, la imposición de nuevos elementos en los vehículos, las nuevas obligaciones para cientos de trabajadores autónomos que conllevarán gastos e inversiones superfluas, y otros condicionantes negativos conforman una situación que es preciso solucionar”, opina el presidente de UATA, Antonio León. 

“La instalación de un taxímetro absolutamente inútil para los taxis rurales es un sinsentido que nos obliga a hacer mayores desembolsos”, según León. Además, “nos hace pensar mal, ya que hay ciertas personas muy interesadas en esta inexplicable obligatoriedad”. 

 “Lo mismo ocurre con la instauración de una aplicación móvil que no es la más accesible y universal, sino otra de la que dudamos sobre su transparencia y efectividad. Sentimos con dolor que esto fue dirigido, que ha sido una gran burla para todo el colectivo de taxistas, no sabemos dónde está el respeto, la empatía y la democracia, además de ser una discriminación hacia gran parte del sector del taxi que no trabaja con esa, u otra aplicación, cuando lo que se demanda, y así lo ha pedido UATA en todos sus escritos, es una APP pública para todos los taxistas andaluces, para poder trabajar sin excepción en igualdad de condiciones”, según León. 

A todo ello se suma la falta de diálogo con el resto del sector para la aplicación de estas nuevas reglas de juego. “Tan sólo se ha tenido en cuenta el interés de la entidad FAAT (Federación Andaluza de Autónomos del Taxi), quienes no han trasladado las verdaderas preocupaciones del sector, ha sido un paripé”, según Rafael Baena, presidente de Élite Taxi Andalucía.

Advierten ambas Federaciones de que el taxi rural está perdiendo presencia en las zonas de interior de Andalucía, sin que las administraciones hagan nada por evitarlo, lo cual empeora el problema de la despoblación y la falta de servicios públicos. 

Como ejemplo, el transporte sanitario no medicalizado que antes hacía el taxi rural está siendo adjudicado por parte de las administraciones al sector de las ambulancias, hecho que están provocando intrusismo y la erradicación de este servicio público del mundo rural. Tan sólo la actitud decidida de algunos alcaldes y alcaldesas está parando este progresivo desmantelamiento de la actividad tradicional en los pueblos y ciudades medias del interior de Andalucía. 

Ante este panorama, UATA, ÉLITE Andalucía y la Unión de Autónomos de Andalucía UATAE están poniendo en marcha una campaña para dar a conocer la auténtica realidad que vive el sector, con información a los autónomos del taxi, contactos con grupos políticos, petición de reuniones e incluso actuaciones legales que frenen lo que califican como “un auténtico atropello”. 




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *