Trabajos de mantenimiento en Las Setas

Operarios y especialistas en este tipo tan peculiar de construcción, acometen durante estos días la revisión y el mantenimiento de Las Setas, en la céntrica Plaza de la Encarnación, a dos pasos de La Campana.

Con todas las precauciones tomadas para proteger a los viandantes y al tráfico rodado de la zona, se está procediendo a una tarea necesaria periódicamente, para ofrecer todas las garantías de su solidez, sin nada que temer.

Popularmente ha sido el nombre de Las Setas el que ha venido definiendo a este edificio escultura, pero en sus inicios y cuando llegó el momento de levantarse sobre lo que básicamente fue el desaparecido Mercado de Abastos  -que vino a formar parte del conjunto de la  Plaza de la Encarnación y la calle Regina hasta 1973-  empezó llamándose como su proyecto, Metropol Parasol, del arquitecto Jürgen Mayer. 

La ubicación de Las Setas fue muy polémica en su día, por el diseño vanguardista e independiente respecto de los edificios próximos, como la Iglesia de la Anunciación, y también por un elevado presupuesto inicial de muchos millones de euros que fueron incrementándose por no cumplirse los plazos de la obra.

En cualquier caso y a decir verdad, todo el contexto urbanístico ya estaba afectado por nuevas formas modernas, como los enormes bloques a los que dio lugar el ensanche de la calle Imagen, una vía estrechísima por la que incluso pasaba el tranvía (a su justa anchura) y dio lugar a un desgraciado suceso muy comentado en la época: el de arrollar a una mujer embarazada que no logró hacerse con el espacio suficiente para defender su vientre del paso del vehículo, falleciendo encinta por esta causa.

Superadas las primeras incomprensiones de diversos ámbitos sociales y culturales de la ciudad con el levantamiento de la gigantesca estructura de madera más grande del mundo, que se apoya en dos gruesas columnas de hormigón,  Las Setas constituye hoy un centro lúdico y de hostelería que ha renovado y hasta vitalizado la antigua Plaza de la Encarnación y sus alrededores, con poderosa influencia de convocatoria de público que llega a alcanzar hasta Santa Catalina y San Juan de la Palma. 

Foto de Beatriz Galiano




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *