El presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha recibido este lunes el IV Premio contra el Terrorismo Alberto Jiménez-Becerril, cuando se cumplen 20 años del asesinato del citado edil del PP y de su esposa, Ascensión García, a manos de ETA. En este marco, la presidenta de la Fundación, Teresa Jimenez-Becerril ha destacado las banderas de España que proliferan en los balcones “por la libertad”

En el acto, que ha contado con la asistencia de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz; el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz; el vicepresidente primero del Senado, Pedro Sanz, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, Tajani ha dejado claro que “se comparte la misma guerra” y ha añadido que los estados, de manera individual, “no ganarán esta batalla, en la que el 80 por ciento de los ciudadanos europeos creen que la UE debe hacer más”.

Tras poner a España como “ejemplo de democracia y superación“, ha subrayado que el terrorismo es “la principal amenaza contra la paz”. “Ha habido muchos avances en los últimos años, pero sigue muy presente con demasiados atentados”, alerta. Considera que el aumento presupuestario europeo no sólo debe ir a la lucha contra el terrorismo, sino también al aumento de partidas ante la inmigración ilegal y para invertir más en África, así como para combatir el paro juvenil, destinando fondos a empresas, pymes y a innovación e investigación.


El responsable europeo ha calificado a Alberto y Ascen como “héroes“, poniendo en valor un premio “necesario para mantener la memoria”, a la par que ha incidido en que conoce bien el “terrorismo de las Brigadas Rojas”, por lo que comparte “la guerra contra el fundamentalismo”, poniendo en valor a una España “democrática y abierta”. “Es un deber cívico y político el defender la vida y nuestros valores”, agrega. En este contexto, ha llamado a mantener el espíritu reflejado en Sevilla y poner en valor a las víctimas en el continente europeo. “No se olvida. No podemos ganar si no defendemos los valores. Viva Europa. Viva España”, ha finalizado su intervención.

Tajani ha recibido este premio de manos de la europarlamentaria Teresa Jiménez Becerril y del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien ha manifestado que la ciudad tienen “una deuda contraída de por vida” con la familia de Alberto y Ascensión y recuerda el “shock enorme” que sufrió la ciudad aquel 30 de enero de hace 20 años. Por ello, llama a combatir “la lacra del terrorismo, que es igual aunque cambie de nombre y apellidos”, incidiendo en la necesidad de mantener una “unión sin fisuras para poder salir victoriosos” de esta situación.

De su lado, la presidenta de la Fundación, Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal asesinado, ha defendido la unidad de España ante la que “muchos sacamos las banderas ante quienes quieren olvidar que el país se construyó con valor y con un espíritu de concordia”, advirtiendo de que la enseña nacional que cubría los féretros de Alberto y Ascensión “simboliza las miles de banderas de España que se cuelgan en España por la libertad“. Además, pide unidad “sin fisuras” contra el independentismo, que define como una “errática senda de diferenciación estéril que sólo lleva a la miseria moral”.

Asimismo, insiste en la necesidad de que todos los países se unan contra el terrorismo y se elaboren protocolos de actuación, porque “es necesario que se comparta información entre los estados”, teniendo en cuenta que “hay que legislar responsablemente para evitar que un terrorista con 16 pasaportes entre en Europa y atente en Berlín”.

“Cualquiera puede ser víctima”, sentencia, a la par que insta a “no olvidar” y tener en cuenta que “ETA quiere blanquear su pasado para intercambiar los papeles de víctimas y asesinos”. “Cuando se habla de perdonar, pienso que a mí nadie me ha pedido perdón porque no se arrepienten. Creen que les debemos algo por dejar de matarnos”, advierte.

El director de la Fundación Alberto Jiménez-Becerril contra la Violencia, Ricardo Villena, ha destacado que Tajani encarna los valores que transmite este premio, creado para perpetuar la memoria de las víctimas del terrorismo y ha puesto en valor a Alberto y Ascen como “dos ciudadanos ejemplares que ya no están por la sinrazón, pero ante los que nadie puede borrar su memoria”. “Ellos están hoy aquí”, concluye.