Suspendida la Feria en abril y aplazada a septiembre  

Si ayer sábado Sevilla recibía la mala noticia de la suspensión de las cofradías en la calle para la próxima Semana Santa, hoy domingo ha decidido el Ayuntamiento la suspensión de la Feria en abril  -su mes natural-, aunque proponiendo su aplazamiento para la segunda quincena de septiembre. Si así sucediera, los sevillanos disfrutarían de dos ferias en una: la que llaman de abril (por más que haya tenido históricamente excepciones en mayo), y la de San Miguel, ya desaparecida (con los últimos intentos fallidos de reanimación a principios de este siglo), pero que celebrándose la de abril en septiembre no dejará de traer su evocación a la memoria de quienes la conocieron. Están servidas dos alegrías en una. Para decirlo coloquialmente, caerán festivamente dos pájaros de un tiro.

 Aunque quedaran aún muchos días para la Feria de Abril, la situación actual del estado de alarma que acaba de comenzar, además de lo que implican en estas circunstancias los trabajos de instalación y montaje de la Feria, han recomendado la suspensión de la misma para sus fechas tradicionales de abril. El horizonte de los días no ha dado para más visto desde tantas inseguridades e incertidumbre provocadas por la crisis mundial y en concreto nacional del coronavirus.

La punta del iceberg del montaje de la Feria que es su gigantesca portada, además de sus cientos de casetas y obras de infraestructuras, ha recomendado la paralización de las obras, que proseguirán tan pronto como el alcalde, Juan Espadas, se reúna con la corporación municipal que preside y con las partes integrantes, a nivel social y económico.

Con el aplazamiento de la Feria a la segunda quincena de septiembre se persiguen los objetivos de evitar ahora gastos innecesarios a los titulares y socios de las casetas, como asimismo procurar una nueva ocasión dentro de 2020 que sirva para recuperar la economía y el empleo de la capital de Andalucía, además de renovar la proyección internacional de Sevilla y devolverle su pujanza turística.

Esta decisión, sin precedentes en el Ayuntamiento de Sevilla dada la extrema gravedad de la crisis sanitaria, se ha adoptado hoy en el marco  del comité de seguimiento presidido por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, dentro del Plan de Emergencias Municipal activado en estos momentos en Nivel 1 y una vez analizadas las recomendaciones de las autoridades sanitarias y especialmente el último Decreto de Alarma aprobado por el Gobierno central y el nivel 2 del Plan Territorial de Emergencias de la Junta de Andalucía.

Aunque el Estado de Alarma y el Nivel 2 del Plan Territorial de Emergencias autonómico se han acordado por un horizonte temporal de 15 días y resta más de un mes para la Feria de abril, el gobierno de la ciudad considera que estas resoluciones y las recomendaciones sanitarias para frenar el avance del coronavirus son incompatibles con el desarrollo de trabajos previos en el Real de la Feria tanto de montaje de la Portada como de las casetas, iluminación y demás elementos necesarios. Del mismo modo, en estos momentos no existen las garantías suficientes para la realización de contrataciones y la ejecución de gastos por parte de la administración que debían cerrarse en esta misma semana y los particulares  podrán tener que incurrir en gastos previos.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *