Sevilla se consterna con la noticia de decenas de contagios de las Hermanas de la Cruz en su Convento 

Unas cuarenta Hermanas de la Cruz han dado positivo en el Convento de la calle que lleva el nombre de Santa Ángela, muy próximo a las Setas y, por lo tanto, cercano a la Plaza de la Encarnación. Es el Convento que recibe a diario cientos de visitas, sobre todo para orar ante el sepulcro que exhibe el cadáver incorrupto de Madre Angelita. Ha quedado cerrado a cal y canto. Un breve cartel colocado desde hoy en su puerta a modo de disculpa, pero sin aclaraciones sobre los motivos, dice lo siguiente: “+ En estos días, no se puede atender a nadie perdonen las molestias”. Da la impresión de que ha sido escrito apresuradamente, con urgencia y a rotulador, para atenerse cuanto antes a las indicaciones de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, que ha declarado la cuarentena del Convento.

 

 

Si de por sí los contagios y la persistencia de la pandemia en nuestra capital, como en todas partes, causan el dolor y la preocupación de la ciudadanía, los contagios de las Hermanas de la Cruz han conmovido de manera especial a toda Sevilla, que siente a las hijas de Madre Angelita de una forma que bien podría llamarse familiar.  

El brote detectado en el Convento de la calle Santa Ángela de la Cruz, con unas cuarenta monjas contagiadas por el coronavirus, ha dado la consecuencia de cerrarlo y a declararlo en cuarentena. 

La triste e inquietante noticia ha sido dada por la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía a través del parte diario en el que emite las cifras de infectados. 

Hasta dónde puedan haber alcanzado los contagios más allá de las Hermanas de la Cruz es algo que ahora habrá que seguir por el mismo rastro de sus actividades de caridad y ayuda a los enfermos y a los pobres, pues todo el mundo sabe en Sevilla que tanto las monjas como las novicias salen en pareja a cuidarlos en sus propios domicilios, en muchos casos pasando junto a ellos las madrugadas. 

El cierre del céntrico Convento de las Hermanas de la Cruz  -a dos pasos de la Plaza de la Encarnación-  también ha implicado el confinamiento de un aula del Colegio Ángela Guerrero, concertado y de educación diferenciada, que la compañía tiene en la cercana calle Doña María Coronel, haciendo esquina con la calle Gerona, desde donde se divisa la alta torre de la Parroquia de San Pedro. Y es que al parecer se cuenta entre las monjas contagiadas a una de las que desempeña sus labores diarias dedicándose al alumnado. La clase afectada por el cierre ha sido la de 3º Infantil, con niñas de cinco años. El resto del Colegio seguirá impartiendo presencialmente sus enseñanzas, pero sin dividir el horario entre la mañana y la tarde como hasta ahora, sino con jornada continua. Es una medida preventiva, autorizada por la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía en Sevilla, que se ha tomado con la finalidad de frenar los contagios. Los alumnos terminarán su jornada lectiva a las 14:30 horas.

Fotografías de Beatriz Galiano.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *