Sevilla pudo con todo en un caluroso Domingo de Ramos

Llegó un momento en el que, si no fuera por las mascarillas, pareció que no pasaba nada, que no estábamos en tiempos de pandemia… incluso pareció por la mañana que se trataba de un Domingo de Ramos de toda la vida, como si las cofradías fueran a salir por la tarde. Sevilla demostró con las larguísimas colas ante la puerta de sus templos la fortaleza y vigor de su inalterable vinculación a la Semana Santa y a sus hermandades.

La ciudad fue un auténtico hervidero de miles de personas por el centro, pero también por barrios como el del Porvenir, donde la cola para reverenciar las sagradas imágenes de la Hermandad de La Paz llegaba desde la Parroquia de San Sebastián hasta la calle Montevideo (como muestra una de nuestras fotografías), la que desemboca en la Avenida de la Borbolla. Otro tanto de lo mismo sucedía en la Colegiata del Salvador ubicada en la plaza del mismo nombre. Y en San Juan de la Palma, donde para ver a los titulares de la Hermandad de La Amargura la cola llegó a adentrarse en la calle Gerona. En realidad, todo estaba así por Sevilla y por Triana.

Con nuestro reportaje en mano, poco más hay que decir. Es bien representativo y un buen muestreo del estado jubiloso de Sevilla, a pesar de ser un Domingo de Ramos sin pasos en la calle, pero como si lo fuera. Y 30 grados de temperatura para disfrutar de un día “espléndido”, aunque sea entrecomillado, con llenos por todas partes: iglesias, bares y restaurantes.

Fotografías de Beatriz Galiano

……..




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *