Sevilla en el punto de mira de un día negro: Aznalcóllar y el Hospital Virgen del Rocío

Por mucho que la primavera sevillana haya tenido este año un parto prematuro, con los naranjos despuntando azahar y dados a luz bajo un cielo más propio de Semana Santa o Feria que de febrero diciendo su adiós blanquiverde, la capital andaluza fue ayer el centro de una actualidad difícil y hasta dramática. Por un lado, se registraba el primer caso de coronavirus en el Hospital Virgen del Rocío, tras descartar el día anterior los dos presuntos contagios del Virgen Macarena, cuyos análisis terminaron por dar negativos. Y por otro, la mujer asesinada por su marido en Aznalcóllar, ante su hijo de cuatro años, cuyo crimen suma una tragedia más a los casos de violencia machista.

Desgraciadamente, no siempre es Sevilla un color especial, sino el lugar del que también nos llegan las malas noticias.

La capital andaluza tuvo que contar ayer el primer caso de coronavirus por contagio en España. El Covid-19 daba positivo en un paciente del Hospital Virgen del Rocío, pero con la particularidad de que se trataba de un hombre de 62 años que no contaba en sus datos haber viajado recientemente fuera de España ni, por lo tanto, a los países de riesgo declarado. Se trata en rigor de un contagio local, que es lo que hizo más preocupante este diagnóstico, determinando que nuestro país pase a la calificación del riesgo moderado.

Se ignora hasta el momento cómo y dónde se contagió del virus el enfermo del que sólo se ha facilitado como modo de identidad que es un empresario.

Y en uno de sus pueblos aljarafeños de Sevilla, Aznalcóllar (muy nombrado en su día por la catástrofe minera que padeció con el caso Boliden), un hombre de 51 años asesinó con su escopeta a su esposa, de 43, en presencia de un hijo menor de ambos, con sólo 4 años de edad. Posteriormente el hombre, Eugenio Luque Rodríguez, una vez cometido el crimen, llamó por teléfono a su otro hija mayor de 20 años (que tiene su propio domicilio) para comunicarle lo que acababa de hacer con su madre, María del Mar Casto Moreno, y le anunció que nada más le colgara iba a suicidarse de otro disparo, como así fue.

Han quedado huérfanos tres hermanos, pues a los dos precitados hay que añadir a otra hija de 15 años que en el momento del suceso se encontraba de viaje.

Aznalcóllar, un municipio de bajo censo, con 6000 habitantes, tiene a sus vecinos consternados por este nuevo caso de violencia machista que por esta vez les ha tocado de lleno. El alcalde, Juan José Fernández, ha decretado dos días de luto, suspendiéndose los actos que estaban previstos para conmemorar el Día de Andalucía.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *