Sevilla disfruta de una elegante iluminación navideña que supera el mal gusto de otros años

De acierto, según la grata impresión del público, puede considerarse a la iluminación navideña sevillana que se inauguró en la tarde del viernes. La gente quedó maravillada, no decepcionada como desde que tomó las riendas del trineo navideño, primero un chabacano PP y después un ordinario PSOE. Pero el Gobierno de Juan Espadas se refina. ¿Ha sido el artífice Antonio Muñoz, concejal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo?

 El viernes pasado, día de la inauguración, con muy buen criterio el Ayuntamiento retrasó la hora del encendido a 30 minutos respecto de otros años, cuando declinaba la tarde. Pero en esta ocasión marcó el gran momento del alumbrado a las siete en punto, preparado con gran expectación gracias a otra novedad, como fue la de apagar las farolas que ya unos minutos antes daban luz a las repletas calles del centro. Y sin el más mínimo retraso una gran multitud, dispuesta con sus móviles para captar y grabar el primer encendido navideño, contempló asombrada la belleza de una iluminación que por fin estaba a la altura de la categoría de Sevilla, aventajada hasta ahora en gusto por ciudades como Málaga, en su popular calle Larios. Ojalá no se vuelva a repetir la iluminación “Chinatown” de un tiempo atrás, más propia de un Ayuntamiento cateto que del que merece una ciudad como Sevilla. ¡Qué de veces al Ayuntamiento se le olvida que es Excelentísimo! Este año, sin embargo, aún quedan restos de colorines morados por alguna vía, como esas fuchinas en la Cuesta del Rosario. Habría que deshacerse de ellas y tomar nota del gran estilo marcado en la Avenida, en los árboles de la Plaza Nueva y en la fachada del Consistorio, un estilo de luces calientes, doradas, clásicas. Muchas veces la vida debiera ser el arte de la repetición, en vez del fracaso de la innovación.

Del ámbito privado hay que resaltar la iluminación de la fachada de la Fundación Cajasol, en la Plaza de San Francisco, y la del restaurante Casa Robles, en la calle Álvarez Quintero.

 Crónica de Pepe Fuertes.

Galería de imágenes: Beatriz Galiano.

 

Navidad 2019.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *