No resulta fácil recordar cuando fue la ultima vez que la lluvia visitó Sevilla. La ausencia de precipitaciones este otoño, la pasada primavera, e incluso el invierno y otoño del año pasado, ha certificado que nos encontramos en uno de esos periodos de sequía tan intensos y temidos que marcaron en buena medida la segunda mitad del siglo pasado, especialmente en el sur de España. Las esperadas precipitaciones llegan por fin a la provincia de Sevilla y, aunque no vendrán a solucionar problema alguno, supondrán un pequeño alivio para el campo sevillano y también para los elevados niveles de contaminación que sufre la capital al punto de que las autoridades municipales elaboran planes para reducir los altos niveles de polución.

Así, esperamos para este lunes la llegada de un frente nuboso que nos dejará precipitaciones a partir de la tarde, lluvias que se prolongarán a lo largo de la jornada del martes y del miércoles, siendo generalizadas aunque no demasiado fuertes y temperaturas que bajarán hasta máximas de 20 grados y mínimas de 7. Será a partir del jueves cuando las lluvias y las nubes desaparezcan lo que provocará una nueva caída de las temperaturas, ahora sí tipicamente otoñales con máximas previstas para finales de semana de 17 grados.