Se remoza poco a poco la Sevilla monumental

La Sevilla en torno a la Catedral va recuperando su aspecto perdido tanto tiempo por culpa de abandonos y pleitos de años, como es un claro ejemplo la Casa de la Moneda.

Las obras de su rehabilitación, tras la tela metálica protectora, van dejando vislumbrar un edificio perdido durante décadas de la faz más monumental de Sevilla. Su característico frontispicio y la singularidad de su fachada se van revelando paulatinamente al ritmo de los trabajos de albañilería que a diario y sin cesar se están acometiendo. Es un enclave único de amplio radio a su alrededor, como la Puerta Jerez, el Archivo de Indias o el Arco del Postigo. 

Por otra parte, la Plaza de la Virgen de los Reyes, liberada de reparaciones y casetillas, ha vuelto a acoger todos los caminos que desembocan en ella, una vez terminadas las obras de la calle Mateos Gago, a la que parece que sólo le queda la instalación definitiva de un alumbrado típico de farolas y la erradicación de las más altas que han servido para iluminar provisionalmente un lugar de postal como este.

La Plaza recibe las entradas de Placentines, Don Remondo, Mateos Gago, Placita de Santa Marta y Plaza del Triunfo. Lamentablemente siguen instalados, como un muro innecesario (pues bastaría con señales de tráfico adecuadas y sin chirriar en colores), los enormes maceteros, con voluntad de permanencia definitiva, pero nada acordes con el conjunto monumental, dando la impresión nuevamente de que al Ayuntamiento le va esta “decoración viveros” tan cateta y de demostrada falta de exquisitez con Sevilla.

Se va recuperando no obstante esta Sevilla ahora sin turismo prácticamente, con escasos y aislados grupos de visitantes que atienden las explicaciones históricas de un guía.

Fotografías de Beatriz Galiano

…….




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *