Se inician las obras de restauración del Estanque de Mercurio del Real Alcázar de Sevilla
Una inversión de 291.000 euros que permitirá recuperar su imagen primigenia y la totalidad de los surtidores de este espacio del siglo XVI 

El Real Alcázar de Sevilla inicia las obras de restauración del Estanque de Mercurio con una inversión de 291.000 euros que permitirá recuperar su imagen primigenia y la totalidad de los surtidores de este espacio del siglo XVI 

 

El Real Alcázar de Sevilla ha iniciado las obras de restauración y conservación de uno de los elementos patrimoniales más simbólicos y popularmente reconocidos del monumento: el estanque de Mercurio, que data del siglo XVI. Con un presupuesto de 291.291 euros, esta iniciativa continúa la estrategia del Ayuntamiento de intervenciones constantes sobre el patrimonio del recinto palaciego y su diseño técnico trata de recuperar en lo posible la imagen original de este espacio, incluyendo el sistema hidráulico con la totalidad de los surtidores, cuyo correcto funcionamiento se ha ido perdiendo con el paso del tiempo.

Con tal fin, se ha partido de un intenso trabajo de investigación multidisciplinar para conocer en profundidad los múltiples elementos pétreos, arquitectónicos y artísticos que conforman el estanque y el comportamiento medioambiental (agua, avifauna). El resultado es, pues, una intervención patrimonial adaptada a las características materiales y estéticas del estanque y a los requisitos necesarios para su conservación. 

“Se trata de una de las principales actuaciones que afronta actualmente el Real Alcázar no sólo por la importancia histórica y artística de este espacio, sino también por su valor simbólico como una de las imágenes más internacionales del monumento. Una prueba más del compromiso municipal con el patrimonio de la ciudad, que está recibiendo más inversión municipal que nunca para su recuperación, rehabilitación y puesta en valor”, ha dicho el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, quien ha asistido al inicio de las obras junto con la delegada de Presidencia y Hacienda, Sonia Gaya, el alcaide del Real Alcázar, Román Fernández-Baca, su directora conservadora, Isabel Rodríguez, la restauradora Rocío Campos, y responsables de la empresa adjudicataria.  

En concreto, se abordará una intervención patrimonial integral sobre el Estanque de Mercurio que permitirá recuperar el sistema hidráulico y los surtidores de agua que rodean el estanque, para lo que se ejecutará el correspondiente circuito de tuberías, se protegerá el pavimento circundante y los pilares de mármol de la balaustrada; se limpiará el interior del estanque, vaciando el mismo previa salvaguarda y traslado de los peces –se han distribuido por otros estanques del monumento– y eliminando la biocostra, la película de carbonatación y la suciedad en general; se consolidarán todos los materiales; se procederá a reintegraciones volumétricas; se limpiará la balaustrada, retirando los restos de pintura al objeto de encontrar la original, la película de carbonatación y la corrosión y realizando, posteriormente, la inhibición del hierro y corrección de las deformaciones en sus pletinas con las reintegraciones volumétricas que sean necesarias; se protegerán la balaustrada y sus remates decorativos; se limpiarán con métodos químicos y mecánicos las características bolas y se protegerán con cera microcristalina; y se limpiarán, inhibirán y protegerán los leones de bronce de las esquinas. 

Estos trabajos también atañen al pedestal y pilar central del estanque. En el vaso se procederá a la limpieza y al tratamiento de los caños cerámicos, fijando la superficie vítrea de las piezas cerámicas (alizares). Se procederá, por último, a un análisis pormenorizado de los materiales que componen el grupo escultórico renacentista del surtidor (es decir, la escultura del dios Mercurio) para una posterior intervención patrimonial específica. Una vez que culminen estas labores, se procederá al llenado y la repoblación del estanque.

“En la medida de lo posible, vamos a tratar de acercar el Estanque de Mercurio a la imagen primigenia que debió tener. Este es un claro ejemplo de la rigurosa intervención patrimonial y constante inversión que se despliega en el Real Alcázar de Sevilla, partiendo de una labor previa de investigación que, además, nos aporta nuevos conocimientos científicos e históricos sobre el monumento y sus elementos patrimoniales”, ha abundado Antonio Muñoz. 

El Estanque de Mercurio era la antigua alberca que recogía las aguas procedentes del acueducto romano, reutilizado por los musulmanes, conocido como los ‘Caños de Carmona’, que regaba las huertas y jardines del Real Alcázar. A partir de 1575 se transformó en estanque y se corona con una escultura renacentista en bronce del dios Mercurio, realizada por Diego Pesquera y fundida por Bartolomé Morel. Este mismo artista fundió las rejas, las bolas y los leones que rodean el estanque.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *