El voto a favor del PSOE y Ciudadanos y la abstención del Partido Popular posibilitan la aprobación del presupuesto municipal

Este miércoles se ha celebrado en el Ayuntamiento de Sevilla un Pleno extraordinario para la votación de la propuesta del presupuesto municipal establecida por el Partido Socialista con el apoyo de Ciudadanos. El respaldo de este y la abstención de los doce concejales del PP han hecho posible que este documento salga adelante a pesar de los “no” de Participa Sevilla y de Izquierda Unida. Tras dos meses de negociaciones de los socialistas con los demás grupos políticos ya se puede decir que Sevilla tiene un presupuesto para este año. Juan Espadas, alcalde de Sevilla, ha manifestado que con la aprobación “gana Sevilla”, pues estos presupuestos son “sociales y de izquierdas”.

La clave para que estos presupuestos se aprobarán la ha tenido la abstención a última del Partido Popular. Hace algo de más 48 horas su voto era un rotundo no, pero tras conocerse que Participa e IU iban votar en contra retomaron las negociaciones con los socialistas. Esta abstención por parte de lo populares se debe a un pacto extrapresupuestario en el que el gobierno municipal se compromete a unirse al PP en la propuesta por la red completa del metro, a la reclamación de la Patrica a la Junta de Andalucía, a una bajada de impuestos por un total de casi 8 millones de euros para el 2019 y a la venta de la comisaria de la Gavidia. Rafael Belmonte, concejal de Partido Popular, ha aclarado que “no es el presupuesto que necesita la ciudad, pero Sevilla necesita un presupuesto”.


Por otro lado, Daniel González, portavoz de Izquierda Unida, ha explicado que su “claro y rotundo no” se debe a que “las cuentas son insuficientes, irreales e irresponsables”. Además, ha criticado los “incumplimientos de las enmiendas del 2016 y 2017”, otro motivo más para que su voto sea negativo. En la misma línea de crítica ha seguido Julián Moreno, portavoz de Participa Sevilla. Este afirma que “Espadas no cumple lo que firma y no es el alcalde del cambio”. El voto en contra a los presupuestos de su partido se debe a una asamblea de sus votantes que se en días anteriores en las que participaron 200 personas.

Uno de los más satisfechos durante la votación ha sido Javier Millán, portavoz de Ciudadanos. Todo lo que han hecho desde que acordaran el presupuesto con el Partido Socialista en diciembre lo han realizado con el objetivo de “garantizar en tiempo y forma un presupuesto para la ciudad”. “Estamos contentos por los logros conseguidos, pero no por el tiempo derrochado” argumentaba Millán haciendo referencia a la “dilación” provocada por el Partido Popular. A estas palabras Belmonte le respondía que en el 2017 “se aprobaron el 15 de marzo”. Tras la votación en la que se oficializaba el presupuesto municipal, Espadas se ha mostrado “satisfecho” y ha concluido defendiendo que representa a “una izquierda centrada, que acuerda y quiere gobernar para resolver los problemas de lo ciudadanos y no a esa izquierda descentrada que habla y habla cada vez para menos gente”.