Las obras se encuentran ya a un 70 por ciento avanzando en la rehabilitación del edificio, la torre mudéjar y los nuevos hallazgos arqueológicos

Las obras, que arrancaron en 2009 y afrontan su tercera fase, se encuentran por tanto “prácticamente acabadas” en el interior del edificio, según ha informado el arquitecto responsable, Francisco Jurado, afirmando que la iglesia vuelve a recuperar su aspecto original.

A partir del estudio de este proyecto de restauración y sus sucesivas obras, el equipo de obra ha realizado descubrimientos arquitectónicos y arqueológicos que se harán visibles al público en cuanto esta iglesia abra sus puertas.


De esta forma, se ha confirmado que la torre de este templo es de origen mudéjar, aunque la misma fue reconstruida, al igual que el edificio eclesiástico, por el terremoto de 1392. Además, se ha descubierto en la iglesia varias pinturas murales y un arco de origen mudéjar que, con la creación de este edificio hace “bastantes años” se “destrozaron” y escondieron, perdiendo un patrimonio cultural “muy importante” que con este proyecto se está recuperando en la medida de lo posible.

Queda pendiente la restauración del exterior de la iglesia y el remate de elementos deteriorados por el tiempo y las humedades, los pináculos de la capilla sacramental, los merlones de la torre, que estaban deshaciéndose, y la construcción de la cámara de ventilación para evitar las humedades del interior del edificio y del subsuelo.

Aparecen restos romanos, visigóticos e islámicos

Asimismo, señala que el templo es un edificio “religioso islámico que se fundó sobre una necrópoli visigoda con orientación cristiana”, por lo que se puede llegar a la conclusión de que en el solar donde reside la iglesia existe “espiritualidad desde hace bastantes años”, basándose en el hallazgo de urbanismo medieval-islámico, romano y visigótico.

Además, se ha confirmado que la iglesia se ubicaba en el exterior de la muralla romana y, por lo tanto, fuera del centro romano “aunque en una zona que se usaba previamente a la invasión musulmana, partiendo del hallazgo de una serie de infraestructura romana que lo demuestra”.

Ante estos descubrimientos, el equipo se encuentra estudiando su puesta en valor para una visita de estos elementos arqueológicos abierta al público, estableciendo una serie de elementos que marquen las diferentes etapas que ha vivido este edificio.