S.M. el Rey Felipe VI, en San Telmo, de vuelta en casa
Todas las ramas familiares del Monarca conectan con la residencia habitual de sus ancestros

 

S.M. el Rey Felipe VI visita la casa ancestral de buena parte de su familia más directa, donde muchos de sus ancestros pasaron largos años de vida e infortunios, hoy convertida en la sede del Gobierno de la Junta de Andalucía.

El Palacio de San Telmo fue mandado construir por Antonio de Orleans, Duque de Montpensier e hijo del Rey Luis Felipe I de Francia, quien fue destronado en las revueltas de 1848. Casado con María Luisa Fernanda de Borbón, la hija menor de Fernando VII y María Cristina, hermana menor de la Reina Isabel II, los Duques de Montpensier huyeron primero a Bruselas, mientras sus propiedades en París eran saqueadas, y recalaron en Sevilla en 1850, donde gracias a la rica herencia de su esposa adquirieron la vieja Escuela de Pilotos y Mareantes para construir el Palacio de San Telmo así como unas 40 hectáreas de bosque del entorno que pronto transformaron en los jardines del mismo, dotándolo de veredas, estanques, templetes y cenadores, y también diversos terrenos en Sanlúcar de Barrameda y en la localidad de Villamanrique de la Condesa.

El Duque falleció en 1890 y poco después, en 1893, Luisa Fernanda donó a la ciudad dichos jardines. Cuatro años más tarde, a su muerte, acaecida en 1897, Luisa Fernanda legó al Arzobispado de Sevilla el Palacio de San Telmo. Los jardines quedaron definitivamente inaugurados como parque público de la ciudad en 1914 con el nombre de Parque de María Luisa.

En ese período, al matrimonio le nacieron nueve hijos, la quinta de ellos fue la célebre María de las Mercedes de las coplas, nacida en 1860 en el Palacio Real de Madrid, quien se casó muy joven con el Rey Alfonso XII y falleció apenas dos días después de cumplir los 18 años. Pero no es la figura de Alfonso XII a través de este breve matrimonio con la hija de los Orléans lo que vincula al Rey Felipe VI de manera más directa con San Telmo.

Una de las hermanas de esta María de las Mercedes, quien “ataviada con blanca mantilla parecía una rosa de té”, según la versión de Quintero, León y Quiroga, fue María Isabel, nacida en 1848 en los Reales Alcázares de Sevilla y que tuvo tiempo de habitar largamente dicho Palacio junto a sus padres y hermanos hasta su donación a la ciudad y al arzobispado.

Esta María Isabel Orleans y Borbón, nieta por tanto del Rey Luis Felipe de Francia y también de Fernando VII, casó con un primo suyo, Felipe de Orleans, conde París, hijo de un hermano del Duque de Montpensier, con el que tuvo ocho hijos y falleció en 1919 en Villamanrique de la Condesa. La séptima de estos hijos fue la Infanta Luisa de Orléans y Orléans, nacida en Cannes en 1882, aunque pronto se trasladó a Sevilla, donde aún tuvo tiempo de dormir y habitar los aposentos de San Telmo, si bien su morada más habitual, siendo aún una niña, fue ya el palacete rural de Villamanrique, a donde se trasladaron antes incluso del fallecimiento de la abuela, Luisa Fernanda, la donante de los jardines y del Palacio de San Telmo.

Esta Luisa de Orléans y Orléans volvió a emparentar con una rama de los Borbón por matrimonio, al casar en segundas nupcias para él con Carlos Tancredo de Borbón-Dos Sicilias, sobrino del último Rey de las Dos Sicilias, Francisco II. Carlos Tancredo había estado casado primeramente con otra María de las Mercedes, la hija mayor habida entre el Rey Alfonso XII y la reina consorte María Cristina de Austria, regente y madre a su vez del Rey Alfonso XIII, nacido a la muerte de su padre, Alfonso XII. De aquel primer matrimonio nacieron tres hijos Borbón-Dos Sicilias y Borbón.

Del segundo matrimonio entre Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Luisa de Orléans nacieron cuatro hijos, entre ellos, María de las Mercedes y Esperanza de Borbón-Dos Sicilias y Orléans. La primera de ellas casó con Don Juan de Borbón, hijo de Alfonso XIII, padre del Rey Don Juan Carlos y abuelo de Felipe VI.

Por su parte, Doña Esperanza, casada con Don Pedro Gastón de Orléans-Braganza, pretendiente del trono de Brasil y Portugal, permanecieron siempre muy vinculados a las tradiciones y al paisaje rociero desde su residencia ya mencionada en Villamanrique de la Condesa que adquirieron en su día los Duques de Montpensier al tiempo que el Palacio de San Telmo.

A Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias, abuelo por vía materna de Don Juan Carlos, lo frecuentó de niño el futuro Juan Carlos I en su casa de Sevilla cuando éste estudiaba en Madrid tras el primer acuerdo obtenido entre Don Juan y Francisco Franco para que se educara en España a lo largo de 1948 y 1949.

Don Carlos Tancredo, que había sido Capitán General de la IV Región Militar con sede en Sevilla antes del exilio durante la II República y que volvió a la capital andaluza para establecerse aquí definitivamente, falleció en Sevilla en 1949 y está enterrado en la Parroquia del Divino Salvador. Su hija María de las Mercedes, abuela del actual Rey, que entonces se encontraba residiendo en Estoril junto a su marido, nunca le perdonó a Franco que no le otorgara permiso con la premura necesaria para despedirse de su padre en el lecho de muerte, cosa que de todos modos hizo sin contar con el beneplácito de las autoridades, aunque llegó tarde para el último adiós.

…….




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

1 Comment

  1. No la ha devorado, ocurre que ya es conocida y piensan que el tal Espadas es peor. Así que, más vale malo conocido, que bueno por conocer. Creo esta muy claro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *