Las actrices y el equipo técnico, en un descanso del rodaje en la Puerta de Jerez.

Las actrices y el equipo técnico, en un descanso del rodaje en la Puerta de Jerez.

Los sevillanos y turistas que este fin de semana de otoño han paseado por las calles del centro de Sevilla han podido apreciar, en toda su dimensión, un nuevo “espectáculo” callejero que se suma a la variedad de personajes que ofrecen su arte a los viandantes. El rodaje de una película de porno lésbico.

A los habituales cuadros flamencos, mimos, guitarristas y artesanos que pueblan las principales calles comerciales de la ciudad a cambio de unas monedas, se le ha sumado este fin de semana un par de actrices que han rodado varias secuencias de porno lésbico a la vista de todos y cuando la zona estaba especialmente concurrida. Una productora cinematográfica de bajo presupuesto ha elegido para la ocasión las mejores localizaciones, como la Puerta de Jerez y la calle San Fernando, para grabar las escenas, sin pagar un euro e incumpliendo, de paso, las leyes.

Las dos chicas, desnudas, han dado rienda suelta a su talento, bajo la atenta mirada de un director y de un cámara, que hacía también las funciones de técnico de sonido. Los pornógrafos llegaron a la céntrica Puerta de Jerez a bordo de un coche de caballos, utilizado también para grabar algunos planos de la película que gozará, sin ninguna duda, de unos magníficos escenarios, impropios para la ocasión. Ambas actrices, al parecer de origen extranjero, se mantuvieron durante todo el tiempo previo al rodaje totalmente desnudas, muy probablemente por las altas temperaturas que aún gozamos en Sevilla, sin que ningún agente de la autoridad pudiera impedir un espectáculo inédito a ojos de los sevillanos, algunos de los cuales aprovecharon la ocasión para inmortalizar algunos momentos de la grabación del filme, que pasará a la historia de los títulos cinematográficos que han tenido a Sevilla como plató.

Fuentes municipales consultadas por Sevillainfo aseguran desconocer el origen de la productora y las localizaciones elegidas para la grabación, advirtiendo en cualquier caso que se trata de una grabación “no autorizada”. La Policía Local de Sevilla tenía conocimiento desde este sábado de la presencia de los actores por varias calles de la ciudad si bien no han podido ser identificados ni localizados.

Lo curioso del caso es que, según la legislación vigente, practicar sexo en público no es considerado delito. Ni siquiera falta. La única salvedad es la prostitución o si los encuentros tienen lugar en presencia de menores o personas con discapacidad mental. Como se puede apreciar en una de las fotografías que ilustra esta información, en el momento de la grabación había menores en compañía de sus padres en la Puerta de Jerez.

No es la primera ocasión en la que una productora cinematográfica elige escenarios monumentales de Sevilla para grabar una película. La Giralda y la Catedral fueron el telón de fondo de dos escenas grabadas hace unos años por una productora gallega que, en cambio, eligió el balcón de la habitación de un hotel para las escenas de sexo y unas horas con escaso público en las calles. En esta ocasión, los “artistas” prefirieron grabar ante el público, a mediodía, y sin más problemas que algún que otro improperio y, todo sea dicho, algún piropo malintencionado.