Exigen que un grupo de matemáticos expertos “ajenos a la Junta de Andalucía” verifiquen que las preguntas están dentro del temario y muestran sus sospechas de que el examen haya sido filtrado por su “extrema complejidad”

La petición, formulada en la popular plataforma de internet apenas unos minutos después de que este diario digital ofreciera la primicia  , ha sido secundada en poco más de doce horas por más de 25.000 alumnos de Andalucía, que se han presentado al examen de Matemáticas II llevado a cabo en la mañana de este miércoles en las diferentes sedes universitarias. En la misma, se argumenta que “gran parte de las preguntas están fuera del temario establecido y con fallos de formulación en una de las preguntas que a mitad del examen se ha tenido que cambiar”.

El alumno que plantea la impugnación del examen de Matemáticas II considera un “absoluto desastre organizativo por parte de los que han configurado las preguntas en base al temario”. El peticionario, que dice no descartar acudir a los tribunales, solicita “visibilidad absoluta y que matemáticos expertos ajenos a la Junta de Andalucía verifiquen que las preguntas están dentro del temario y la idoneidad y complejidad tan elevada de este examen“.  Francisco Ruiz concluye los argumentos de su petición asegurando que “vigilará” las notas de los alumnos para “verificar la puntuación ante la alta sospecha de que el examen haya sido filtrado dada su extrema complejidad

Al respecto, una alumna, Keka Ruiz, lamenta que se haya quedado “fuera de mi carrera por este examen y no soy la única.  Otro alumno, Luis Gómez,  hace referencia también a la situación creada. “No es justo que en mitad de un examen te hagan rectificar una pregunta equivocada por ellos, no hay derecho tras un año de sacrificio y estudio”.


La Consejería de Conocimiento, Investigación y Universidad de la Junta de Andalucía ha restado importancia al error que ha perjudicado a miles de estudiantes andaluces, detectado en la opción B del examen de Matemáticas II. Según la autoridad educativa, “los profesores se han dado cuenta al inicio del examen y se ha corregido sobre la marcha de forma coordinada”, con lo que finalmente se ha realizado “con normalidad” y los alumnos han hecho el ejercicio.