El PP dispuesto a un pacto presupuestario si el alcalde hace «retractarse» a Ciudadanos «de sus insultos»

La escalada en las malas relaciones entre los dos principales grupos de la oposición municipal suma un nuevo capítulo más en el culebrón político en el que se está convirtiendo las negociaciones para aprobar el presupuesto municipal de 2018 en el que los portavoces de ambas fuerzas políticas han entrado en clara confrontación.

El apoyo, o la abstención, del PP es fundamental para la aprobación del principal instrumento de gestión política, pero desde este martes, los populares mantienen bloqueadas las negociaciones por la actitud crítica de la formación naranja en relación con la estrategia del PP. Sin embargo, el portavoz popular Beltrán Pérez ha afirmado que sigue abierto a un acuerdo pero ha reconocido la dificultad de poder firmarlo hasta que el alcalde Juan Espadas «no ponga orden y haga retractarse a Ciudadanos de sus insultos».

El líder de la oposición ha justificado el bloqueo de las negociaciones por una actitud «bastante irracional» de Cs, «que consistió ayer en reunirse con el alcalde y al salir, insultar a discreción al PP en una actitud que excedía bastante de la radicalidad respecto a otras declaraciones de Participa Sevilla o de IU». «Cuando Ciudadanos va a un discurso de radicalidad por encima de los que el alcalde llama la izquierda radical, quiere decir que quiere reventar el acuerdo presupuestario que el PP quiere firmar con el PSOE«, ha sostenido Beltrán Pérez, para quien «con compañeros de viaje así, que insultan y que deslizan acusaciones gravísimas es muy difícil firmar un acuerdo».Algo que, según ha advertido, no se producirá «hasta que el alcalde no ponga orden, haga retractarse a Cs en sus declaraciones y deje de tener reuniones que provoquen ese tipo de reacciones que, en su opinión, «se tramaron en el despacho del alcalde».

Beltrán Pérez ha insistido en que el PP «quiere el acuerdo y que éste se plasme en un nuevo documento, pero es el alcalde quien tiene que decidir si quiere un acuerdo histórico con el PP o si prefiere volver a pactar con los que el mismo llama radicales de izquierda, que son IU y Podemos». El portavoz municipal del PP en Sevilla se ha mostrado convencido de que Cs no quiere «un acuerdo a tres» y por eso su estrategia consiste en «poner dinamita» en las negociaciones entre PP y PSOE. «Aunque empiezo a sospechar que el alcalde tampoco quiere ese acuerdo porque quedaría bien patente que son las política de centro-derecha del PP las que condicionan el presupuesto», ha indicado




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *