El Pleno del Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado este martes inicialmente las ordenanzas fiscales para 2018, con modificaciones en nueve de las diez sometidas a votación, entre las que se encuentra una bajada del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) del tres por ciento, la actualización del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica para los coches superiores a los 16 caballos fiscales y motos de más de 500.c.c., o el aumento de dos euros de la entrada del Real Alcázar.

De hecho, la única que ha sido rechazada por el Pleno, con el voto contrario de todas las formaciones, salvo el apoyo del PSOE, su proponente, ha sido la modificación de la tasa por documentos expedidos o tramitados por la Gerencia de Urbanismo, donde se incluía la tasa de unos 300 euros para quienes cambiaran el uso de una vivienda residencial a turística.

También, se ha acordado una reducción al 75 por ciento de la bonificación para coches con más de 25 años, el incremento de la tasa por instalación de los módulos por parte del Ayuntamiento de las casetas privadas de la Feria de Abril y el acceso al bonobús solidario de Tussam para aquellas personas desempleadas que hayan trabajado un mes durante los últimos seis meses.


El Ayuntamiento de Sevilla celebra este martes pleno extraordinario en torno a las modificaciones promovidas por el Gobierno local del PSOE y las fuerzas de oposición para 2018 en las ordenanzas fiscales municipales, que previamente hayan superado el trámite de la comisión local de Hacienda.

Desde Ciudadanos Javier Millán, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, se ha referido al Pleno de ordenanzas fiscales de este martes afirmando que “ganarán Sevilla y los sevillanos con la bajada de impuestos de Ciudadanos”.

Millán ha insistido en que “hemos arrancado al gobierno socialista una bajada de IBI del 3 por ciento”, algo que asegura que “no quería y que supone virar la política fiscal de un gobierno que comenzó el mandato subiendo los impuestos de la mano de la izquierda radical”, recordando además que “también arrancamos al propio alcalde el compromiso de otra bajada del 3 por ciento de IBI para el próximo año, por lo que la presión fiscal seguirá bajando”.

“Esta bajada del IBI dejará 4 millones de euros en los bolsillos de todos los sevillanos”, ha explicado Millán, buscando “una ciudad más atractiva para emprender y para vivir”.