No ha sido fácil, pero finalmente el Grupo Muncipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Sevilla ha conseguido forzar la celebración de un pleno extraordinario para abordar la “unidad de España”, tras la declaración unilateral de independencia (DUI) y la posterior aplicación de las medidas del artículo 155 de la Constitución por parte del Estado, destituyendo al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y a sus consejeros y convocando elecciones en la región para el 21 de diciembre.

El pleno municipal aprobará una declaración institucional de la ciudad en “apoyo de la unidad de España, el restablecimiento del orden constitucional y en respaldo a la Policía Nacional y la Guardia Civil”.


Además, se establece un segundo punto del día, con la convocatoria de una concentración de carácter institucional en “defensa de la unidad de España para reivindicar el restablecimiento del orden constitucional y la convivencia pacífica de todos los españoles”.

Este pleno, solicitado por el PP con el apoyo de Cs, estaba previsto, en un primer momento, para el día 12 de octubre, aunque un día antes la Junta de Portavoces del Ayuntamiento acordó que no tendría lugar el Día de la Hispanidad al no mediar unanimidad entre los grupos municipales para una declaración institucional conjunta ni para la celebración de la sesión en aquella jornada concreta.