Pimentel denuncia la pasividad de Juan Espadas con el Alcázar de Sevilla

Parece que entre una cosa y otra al alcalde Juan Espadas le queda grande el traje de Sevilla. Incompetenteel Ayuntamiento para afrontar el mal estado de cientos de calles -incluso las más céntricas-, la inseguridad de los peatones al cruzar los pasos de cebra apenas visibles por desgastados, el peligro de los viandantes ante bicicletas y patinetes circulando a su antojo o, como hoy recoge este mismo diario, la lamentable situación de deterioro y dejadez que está ofreciendo a diario y a miles de turistas el Parque de María Luisa, ahora el portavoz municipal de Ciudadanos pide a Espadas que “frene el deterioro del Alcázar” después de que la situación haya llegado al punto de que ayer se desprendiera una parte importante de la cornisa del Apeadero.

El Apeadero es, como afirmó Pimentel -portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento-, “una zona de salida del monumento por la que pasan a diario más de 6.000 personas”, las que ayer corrieron el peligro de sufrir el desprendimiento que se produjo de gran parte de su cornisa. Y añadió que “no se puede consentir que el monumento más visitado de nuestra ciudad, que es además uno de nuestros grandes referentes patrimoniales, se siga deteriorando día a día”.

Pimentel ha reclamado al alcalde de Sevilla que dé “soluciones inmediatas a fin de frenar el deterioro que está sufriendo el Alcázar en los últimos meses”, añadiendo que “es inaudito que el Alcázar tenga que sufrir esta situación”, pues argumenta que famoso monumento sevillano tiene como recurso económico “varios millones de euros en una cuenta bancaria”, dándose la paradoja de que mientras la antigua fortaleza padece tantos descuidos en su conservación “cada año transfiere dinero para hacer viables otros organismos deficitarios como el ICAS”. Pimentel ha solicitado al alcalde que haga posible lo que se denomina “una dirección de seguridad”, aplicable al caso del Alcázar, encaminada a realizar el “informe de estos peligros”. A Pimentel le sorprende que sea precisamente una construcción de la envergadura y categoría del Alcázar “de los únicos monumentos de importancia que no dispone de la misma”. Y ha revelado que “la plantilla del monumento, a través de sus tres delegados sindicales, lleva denunciado la mala conservación y el peligro de desprendimiento en distintas zonas desde el año 2016”, alegando que “el alcalde no ha hecho nada por evitarlo”.

Resulta de tantos desmanes que es evidente la incompetencia del gobierno municipal de Juan Espadas para abordar los problemas de Sevilla. No son pocos ya los que le llaman Ayuntamiento de pasarela a una corporación municipal de grandes palabras que lo magnifican todo, pero se delata a todas luces incapaz de hacer frente a la realidad de cada día.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *