El Partido Socialista y el Partido Popular llegan a un acuerdo extrapresupuestario a última hora que permite a Sevilla tener su presupuesto municipal

Este martes el PSOE y el PP han ratificado con su firma el acuerdo extrapresupuestario que provoca la abstención del grupo popular y, por tanto, que permite la aprobación del presupuesto municipal para este año. El apoyo de los concejales de Ciudadanos y la abstención de los del Partido Popular es más que suficiente para que dicho documento salga adelante cuando se produzca la votación en el Pleno. Tras el “no” de Participa Sevilla e Izquierda Unida en el día de ayer se reanudaron las conversaciones entre los dos grupos mayoritarios del Ayuntamiento de Sevilla. Negociaciones que han llegado a buen puerto y que permiten que la ciudad tenga su presupuesto y no quede paralizada. A cambio de la abstención de los doce concejales populares, el Partido Socialista tendrá que cumplir una serie de requerimientos que iremos detallando. Juan Espadas, alcalde de Sevilla, señala que “este va a ser el presupuesto más plural y más participado de la ciudad de Sevilla”. Por su parte, Beltrán Pérez, portavoz del Partido Popular, afirma que “cuando la ciudad necesita al Partido Popular, este va a estar a la altura”.

Las razones por las que el Partido Popular se abstendrá en la votación para la aprobación del presupuesto municipal son las siguientes:


  • La incorporación del grupo socialista al pacto por la red completa de metro que ha promovido el Partido Popular. Este consta de la construcción de esta de forma ininterrumpida y continuada con absoluta prioridad para la líneas dos y tres.
  • La reivindicación y la reclamación de la actualización de la participación de la ciudad de Sevilla en los tributos de la Comunidad Autónoma (Patrica). Esto supondría un ingreso anual a la ciudad cercano a los 14 millones de euros.
  • Una importante bajada de impuestos en la ciudad para el 2019. Entre todas ellas destaca la reducción del 5 por ciento del IBI. Las otras bajadas son del 1 por ciento en el IBI de los usos diferenciados (comerciales, industriales o empresariales), vuelve al 90 por ciento la bonificación del IBI en inmuebles relacionados con la actividad de urbanización, construcción y similares, se baja el tipo del impuesto de obra y construcciones del 3,50 al 3,25 por ciento, una mayor bonificación en la plusvalía de la mortis causa en viviendas habituales y en inmuebles destinados a actividad económica, la reordenación de la tasa de basura y la suspensión de la tarifa de convenios urbanísticos.
  • La venta de la comisaría de la Gavidia por un valor de 10 millones de euros. En el acuerdo se ha reflejado que en el primer trimestre del año se inicien los trámites urbanísticos necesarios para la declaración de uso terciario del edificio para que pueda ser enajenada durante el 2019.

Foto: Lince

Esta bajada de impuestos va a suponer un ahorro para los ciudadanos sevillanos de más de 8 millones de euros. Ahorro que será “compensado” con la venta de la Gavidia que está valorada por un total cercano a los 10 millones de euros. Con estas cuatro medidas, el Partido Popular se abstendrá en el Pleno Municipal de este miércoles y de esta forma se aprobará el acuerdo presupuestario alcanzado por el Partido Socialista y Ciudadanos en el mes de diciembre. Pérez argumenta que la abstención demuestra que su partido “es una oposición útil y un exponente de la buena política”. Por otro lado, Espadas resalta que iban a “hacer lo que hiciese falta para sacar el presupuesto adelante”, pues de los 956 millones de euros que tiene consignado el presupuesto “120 se habrían quedado en un cajón al ser nuevas inversiones o aumentos de ayuda”. Por lo que “son 120 millones de razones para llegar a un acuerdo” destaca Espadas.

A pesar de haber llegado a este pacto para sacar adelante el presupuesto municipal del 2018, Pérez ha recordado que “no están de acuerdo” con la línea del presupuesto de la ciudad, pues conduce al “estancamiento” de Sevilla. Según el portavoz popular, se abstienen porque “Sevilla no se puede quedar sin presupuesto”. Por último, ha sentenciado que no renuncian al presupuesto alternativo, ya que siguen “creyendo en él”. Piensan que a la capital andaluza le sigue haciendo falta un impulso en “digitalización, sostenibilidad, accesibilidad o patrimonio” entre otras cosas.