Otra casa señorial sevillana que se transforma en hotel, la de los Moreno de la Cova en pleno centro

Un hotel más, otra casa señorial menos. Sevilla se transforma en una ciudad ocupada por el turismo y sus caserones llenos de raigambre y de dinastías familiares se vacían para dejar paso a negocios de hostelería. Le ha llegado la hora a la casa familiar de los Moreno de la Cova, en pleno centro, en la calle de Guzmán el Bueno, que une la calle Abades con la iglesia de Santa Cruz, en Mateos Gago. Se trata de un ejemplo destacado de casa señorial con patio andaluz y remates de estilo neomudéjar, que se encuentra en obras en estos momentos para ser transformada en un nuevo hotel, uno más de los que ocupan ya el centro de la ciudad, a los que cabe sumar una larga lista de edificios emblemáticos convertidos en apartamentos-turísticos.

 

Los Moreno de la Cova, familia dedicada desde siempre intensamente a la agricultura, poseyó tiempo atrás la ganadería de Saltillo, de la que derivaron otros varios hierros con su propio nombre, que finalmente fueron vendidas hace menos de una década a uno de sus primos. El origen de los Moreno de la Cova como grandes propietarios de tierras se sitúa en Córdoba, pero se extendió hacia el sur por la cuenca del Guadalquivir hasta Peñaflor y Constantina, dos de las poblaciones donde pastaron sus reses bajo la divisa de Saltillo.

Los dos hijos de Félix Moreno de la Cova, Enrique y Félix, asumieron durante más de una década la continuidad de la ganadería brava, antes de desprenderse de la misma en 2013, comprada por José Joaquín Moreno Silva, para centrarse en la sociedad agrícola. Hace dos años, en 2019, falleció Félix, uno de los dos hermanos, y ahora la casa familiar en el centro de Sevilla, pasa a manos de una cadena hotelera para transformarla en alojamientos turísticos.

La casa, emblemática de una época, con hermosos patios de pilistras y medias sombras, rejas forjadas, estatuas de época romana, remates neomudéjares y espaciosas habitaciones de techos altos, a dos paso de la Casa de los Pinelo, recuerda un escenario apropiado donde desarrollar las obras de los Álvarez- Quintero, pero pronto verá correr las maletas de cientos de turistas que amenazan con transformar todo el centro en un esqueleto moribundo o en un parque de atracciones de la Historia ocupado por los servicios de hostelería.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *