Si mintió en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo no se sabrá nunca. Lo que Ángel Romero Cid, padrastro de Javier García “El Cuco”, sabía de la desaparición y muerte de la joven sevillana se lo ha llevado a la tumba. El esposo de Rosalía García, madre del joven condenado en su día por encubrimiento en el Caso Marta del Castillo, menor de edad cuando sucedieron los hechos, ha muerto este lunes en Sevilla, víctima, al parecer, de un ataque cardíaco. Su cuerpo está siendo velado por sus familiares en el Tanatorio de San Jerónimo.


La muerte le ha sobrevenido a Ángel Romero cuando estaba siendo investigado, junto a su mujer y al hijo de ésta, residente en la actualidad en la localidad francesa de Rognac,  por el juzgado de instrucción número 2 de Sevilla tras ser denunciados por los padres de Marta del Castillo a cuenta de un presunto delito de falso testimonio en relación con las declaraciones que realizaron durante el juicio celebrado en el año 2012 en la Audiencia Provincial de Sevilla por el asesinato de la joven.

Tanto Romero, como su esposa y el hijo de la mujer están acusados de un delito de falso testimonio por la contradicción entre las declaraciones de los tres durante el juicio y las conversaciones grabadas por un supuesto infiltrado respecto a la presencia del ‘Cuco’ en su domicilio. El juez del caso tomó declaración a los tres miembros del núcleo familiar así como al supuesto infiltrado en el entorno y en la familia del ‘Cuco’, que realizó las grabaciones y al camarero de un bar donde supuestamente estuvo el ‘Cuco’ la noche de los hechos.

Ángel Romero fue condenado a una multa de 2.520 euros  por quebrantar la orden de alejamiento de la familia de la menor asesinada hace casi nueve años. El juez le consideró culpable tanto al padrastro del Cuco como a la madre por trasladar al joven, entonces ingresado en un centro de menores de Puerto Real (Cádiz), hasta Sevilla, siendo interceptados en un control rutinario en el peaje de la autopista Sevilla-Cádiz, a 26 kilómetros de la capital, cuando el joven tenía prohibido acercarse a la familia de Marta del Castillo a menos de 50 kilómetros.