Máxima tensión política en Pedrera, sin que se aborde el problema social con parte de la comunidad rumana

La tensión política y social aumenta cada día en la localidad de Pedrera, escenario de diversos altercados protagonizados por grupos de vecinos contra residentes de origen rumano a los que acusan de haber agredido a una familia de la localidad tras un leve accidente de circulación. Mientras el problema social, latente en la localidad, ha estallado con incidentes de orden público, la clase política se anda por las ramas sin abordar el origen del problema social.

Todos los partidos politicos, a excepción de IU, se han unido para reclamar al alcalde Antonio Nogales, de IU, su inmediata dimisión por afirmar ante un grupo de vecinos que “quiere ver a gente fusilada”, unas palabras que fueron grabadas en vídeo por algunos vecinos que las colgaron en redes sociales, y de ahí a los medios de comunicación, donde la polémica ha estallado en toda su dimensión, si bien Nogales cree que la polémica ha sido orquestada. El alcalde ha dejado claro que no dimitirá de su puesto, sino que se “refuerza para seguir trabajando”, aunque sí se ha arrepentido de no haber medido el “tono irónico” de sus declaraciones realizadas el domingo ante la concentración que se formó a las puertas del Ayuntamiento. Así, advierte de que pondrá “nombre y apellidos políticamente” a quienes han generado este “caldo de cultivo” porque “no ha sido el ciudadano normal el que ha provocado todo esto”.

 

Mientras la clase política nada por la superficie del problema, en las profundidades, permanece un grave problema social que ha estallado en Pedrera tras mucho tiempo de tensa convivencia con algunos miembros de la comunidad rumana, algunos de los cuales han sido identificados y detenidos en algunas ocasiones acusados de diversos robos en fincas agrícolas del municipio, un problema que se extiende a otras localidades de la provincia de Sevilla y que nadie atiende. Ni la Delegación del Gobierno, ni el gobierno andaluz, Ayuntamiento o partidos políticos han hecho llamamiento alguno para que se aborde el verdadero origen del problema que es de carácter social y de orden público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *