Marín, a la saga del Ayuntamiento de Sevilla, también se une desde la Junta a la ficción de que Andalucía es segura

Si Juan Espadas, alcalde de Sevilla, ha logrado para la ciudad esa pura falacia que es la calificación de “segura”, ahora se apunta a la misma ficción Juan Marín en la comunidad autónoma solicitando el sello “Andalucía Segura”.

A los ridículos de la política de estos momentos se suma el de los dirigentes buscando sellos y declaraciones de Seguridad  -con mayúscula y todo-, para las ciudades y comunidades españolas que, está clarísimo con las medidas a cumplir del decreto estatal, aún no pueden sentirse seguras.

Ahora es Juan Marín (el de las torrijas caseras del confinamiento), vicepresidente de la Junta de Andalucía, y por si fuera poco también consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local (¿puede uno solo con tantas cosas o es que al final no es para tanto?) el que persigue otra de las manipulaciones del lenguaje, no digamos de la realidad: obtener el distintivo de “Andalucía Segura”, una intención del Gobierno comunista de Pedro Sánchez que formaría parte de un sello más amplio, de ámbito nacional.

Para la ciudadanía resulta toda una paradoja que ahora los políticos como Marín o Espadas le quieran comer el coco con este triunfalismo de vivir en la seguridad, mientras el decreto gubernamental obliga a todos a la “nueva normalidad”, que exige entre otras cosas el uso forzoso de las mascarillas, mantener las distancias de seguridad de metro y medio entre unos y otros, además de limitaciones de aforos en lugares públicos.

Se ve que la política en España no está por liberarse de absurdos. Y que nuestros representantes son auténticos mentirosos especialistas en cinismo.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *