Marchena también suspende su Cabalgata de Reyes Magos y el Ateneo está a punto de decidir sobre la de Sevilla 

Salvo la ejemplar decisión del Ayuntamiento de La Algaba, que hará llegar a los Reyes Magos montados a caballo por las calles del municipio sevillano, las cabalgatas de Huelva o Sevilla se van descabalgando  -nunca mejor dicho-  de celebrarse en la noche del próximo 5 de enero de 2021. En el caso de nuestra capital, los sevillanos están pendientes del acuerdo que se produzca en los próximos días (con el tope del 1 de octubre) entre la institución organizadora, el Ateneo, y el Ayuntamiento de Sevilla. 

Ahora mismo la pelota está en el tejado del Ayuntamiento sevillano. Al alcalde Juan Espadas parece corresponderle la decisión de que salga o no la Cabalgata de Reyes Magos que organiza el Ateneo. Fue su presidente, el doctor Alberto Máximo Pérez Calero, asistido de su Junta y del director de la Cabalgata, Manuel Sáinz, quien trasladó al primer regidor municipal la delicada cuestión a resolver.

Aunque en un primer momento el presidente ateneísta manifestó ver muy difícil el desfile de la Cabalgata el próximo 5 de enero, también ha dado la impresión de que buscan hacer viable, en virtud de estudios del Ateneo y el Ayuntamiento, que el cortejo de la ilusión pueda llevarse a cabo modificando notablemente su tradicional recorrido (generalmente de calles estrechas, sin abrirse a grandes, largas y anchas avenidas), para encauzarlo por una ocasión extraordinaria cruzando, desde su salida de la lonja universitaria, por una amplia línea recta que quede trazada sin solución de continuidad por el Paseo de las Delicias, Paseo de Colón y Torneo. 

El presunto plan permitiría una Cabalgata que, ateniéndose al cumplimiento de las normas para la crisis sanitaria, velara por los intereses de los sueños de los menores  -sobre todo-  para ver a los Reyes Magos. No cabe duda de que con un trabajo tan esforzado como bien hecho, la infancia, de naturaleza irrecuperable, quedaría protegida por el Ateneo y por el Ayuntamiento para no escribirla con un vacío de recuerdos que se podrían calificar hasta de imprescindibles en la vida de todo sevillano.

Este diario ha reiterado el empeño de blindar a los niños y permitir, con todas las medidas sanitarias que fueran exigibles, su experiencia infantil y única ante la llegada de los Reyes Magos, con los requisitos de formato y logística que hicieran falta para que la Cabalgata del Ateneo no se suspenda. Toca la hora y el año de que los adultos se sacrifiquen por los niños. Llegando a un caso extremo, podría incluso acotarse el recorrido de la Cabalgata para que en aras de atender las recomendaciones sanitarias se restringiera el acceso sólo a los adultos que lleven niños. Sus padres por excelencia o sus familiares. Todo debiera considerarse, menos que los niños de Sevilla no vean a los Reyes Magos, en carrozas, a caballo, en camellos… como sea, pero que los vean, incluso a costa de reducir drásticamente el número de las restantes carrozas y sus participantes. 

Sin ánimo ni ignorancia alguna de comparación a la diferente escala de Sevilla con La Algaba, habría que tomar el ejemplo y la lucidez del Ayuntamiento algabeño, que ha decidido  sacar a sus Reyes Magos la noche del 5 de enero.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *