El portavoz del Grupo Popular, Beltrán Pérez, acusa al alcalde de no haber materializado 69 de sus cerca de cien promesas electorales y la acumulación de “más de 130 deficiencias y fracasos de gestión”

Beltrán Pérez ha celebrado una rueda de prensa este lunes, por el tercer aniversario de las elecciones municipales celebradas en mayo de 2015, que en el caso de Sevilla capital se saldaron con una nueva victoria del PP, que no obstante perdió la mayoría absoluta lograda en 2011 y obtuvo 12 ediles frente a once del PSOE, tres de Ciudadanos, tres de Participa y dos de IU.

Después, y como ha recordado Pérez, el entonces alcalde popular y actual ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, no pudo revalidar el cargo al apoyar Participa e IU la investidura del socialista Juan Espadas como nuevo primer edil hispalense.


Al respecto, Beltrán Pérez ha manifestado que casi tres años después de que Juan Espadas se hiciese con la Alcaldía, ha quedado claro que el vigente mandato está “perdido” para la ciudad, que a su juicio está “estancada” como consecuencia de la “falta de modelo” del primer edil y ha “perdido liderazgo e influencia” en Andalucía y el conjunto de España.

En ese sentido, ha considerado que fruto de la gestión del PSOE, los servicios municipales “han perdido calidad y se han ido deteriorando”, lo que le ha llevado a señalar deficiencias y quejas en cuanto a la limpieza viaria, sometida a no pocas controversias; el mantenimiento del arbolado con las sucesivas incidencias por la caída de ramas y árboles; los “retrasos y falta de frecuencia” en los autobuses urbanos o el “deterioro en la convivencia” como consecuencia de la falta de medidas efectivas frente a la práctica del botellón, entre otros aspectos.

En paralelo, Beltrán Pérez ha criticado que el Gobierno local socialista no haya impulsado “medidas para frenar el retroceso demográfico”, pues la población empadronada de la ciudad hispalense ha caído a 689.434 personas según el último recuento oficial, profundizando en la tendencia iniciada hace años.

Del mismo modo, Pérez ha alertado de que el primer edil “no ha desbloqueado ni uno solo de los grandes proyectos” pendientes en la ciudad hispalense.

Tal tesis le ha llevado a mencionar asuntos pendientes de solución desde hace años en Sevilla, como la futura ciudad de la justicia, cuya promoción corresponde a la Junta y cuya ubicación siguen sin resolver dicha administración y el Ayuntamiento; la reactivación del antiguo hospital militar Vigil de Quiñones, cedido hace lustros por el Estado a la Junta de Andalucía para que la misma lo reactivase pero aún en desuso; la red completa de metro, toda vez que el Estado, la Junta y el Consistorio negocian cómo afrontar el tramo norte de la línea tres; el destino de la antigua comisaría de la Gavidia, para la que el PP y el PSOE han acordado una nueva recalificación al objeto de ofrecer su explotación a manos privadas; o el futuro de la antigua planta de Altadis, para la cual el Gobierno local del PSOE ha promovido un protocolo de intenciones con dicha multinacional, en sustitución del proyecto impulsado por los populares durante su etapa de gobierno.

Del mismo modo, ha lamentado el “estancamiento” de iniciativas como el Centro de Atención al Visitante, construido en el paseo de Marqués de Contadero y cuya licitación de locales está bloqueada por aspectos administrativos, o de la aplicación de las subvenciones captadas con cargo a la convocatoria de ayudas para Estrategias de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (Edusi), pues según Beltrán Pérez el Consistorio no ha gastado aún “ni un euro” de los 15 millones obtenidos. Igualmente, ha criticado que la atención a la ciudadanía desde los distritos haya “retrocedido” claramente.

“Espadas puede ser un alcalde que no moleste, como dicen algunos, pero no ha hecho nada para que Sevilla progrese y tiene a la ciudad estancada”, se ha quejado Beltrán Pérez, quien además ha achacado al primer edil el “incumplimiento” de 69 de las cien medidas de su propio programa electoral de 2015 y “más de 130 deficiencias y fracasos de gestión” que incluyen aspectos como los ya descritos y otras incidencias en materia de empleo, medio ambiente, barrios o políticas sociales.

Todo ello, en un escenario de “subida imparable de impuestos” y el “incumplimiento sistemático” del alcalde respecto a las mociones políticas sin función ejecutiva aprobadas por el propio pleno del Ayuntamiento o los pactos alcanzados entre el Gobierno local socialista con el resto de fuerzas políticas.

“Espadas bate los récord de incumplimientos”, ha criticado, avisando además de que lejos de ser un “alcalde reivindicativo”, el primer edil está “sometido a los intereses” del Gobierno autonómico de Susana Díaz.