Los sevillanos pierden la cabeza con la cocaína

Sevilla es una de las ciudades españolas y europeas donde más cocaína se consume. Se trata de una droga muy peligrosa y extendida, especialmente entre profesionales y padres de familia

El 54,7 por ciento de los ingresos en Proyecto Hombre Sevilla fue en 2017 a causa de la cocaína –34,3% a nivel nacional–, siendo la sustancia principal de consumo por la que se demanda tratamiento en esta organización, por delante del alcohol, el policonsumo y el cannabis. Además, la cocaína mostró una tendencia “ligeramente ascendente” el pasado año y es la droga más consumida en todos los tramos de edad a partir de los 21 años.

Estos son algunos de los datos que se desprenden del Informe 2017 del Observatorio Proyecto Hombre sobre el perfil de personas con problemas de adicciones en tratamiento y de la Memoria Anual 2017 de Proyecto Hombre Sevilla. Asimismo, según dicho informe, aumenta el número de adolescentes de 14 a 21 años –se acerca al 20 por ciento del total– con problemas de adicciones en tratamiento, siendo por consumo de cannabis en un 59 por ciento de los casos, por cocaína en un 29 por ciento, y el 12 por ciento restante se lo reparten alcohol y adicciones sin sustancias (TICs, redes sociales, juego patológico…)

El informe se ha presentado en un acto celebrado en la Fundación Valentín de Madariaga y presidido por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

El informe se ha presentado en un acto celebrado en la Fundación Valentín de Madariaga y presidido por el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Igualmente, Proyecto Hombre señala que “se pone de manifiesto de modo llamativo la mayor dificultad de la mujer para acceder a los programas de rehabilitación”, y añade que la población atendida presenta una media de edad de 36,2 años. La edad de inicio del consumo de cocaína se sitúa en los 20 años y el periodo de latencia desde que comienza el consumo problemático hasta que comienzan el tratamiento es de 16 años.

Sobre el perfil de la persona con adición a cocaína, apunta que el 88 por ciento son hombres y 12 por ciento mujeres; que la media de edad es de 35,7 años (el 53,6% tienen entre 29 y 39 años); y que el modo de convivencia en los últimos tres años se caracteriza por residir con su pareja e hijos (27,5%), con su pareja (18,8%) o con sus padres (25%).

Acerca del patrón de empleo usual, manifiesta que el 66 por ciento había estado trabajando durante los tres años anteriores frente a los consumidores de otras drogas que están en el 48 por ciento. Además, añade que en los 30 días anteriores al ingreso una gran mayoría han perdido el empleo. En cuanto a nivel de estudios, el 43 por ciento no tiene estudios, el 48 por ciento estudios básicos y sólo un ocho por ciento tiene estudios universitarios.

Proyecto Hombre apunta que en general, el perfil de persona consumidora de cocaína que acude la organización cuenta con una mayor estructuración personal, cuenta con apoyo socio-familiar y mantienen en alguna medida responsabilidades laborales y familiares. Por ello, los programas de cocaína de Proyecto Hombre se adaptan a las necesidades y a la realidad de las personas.

Por edad, Proyecto Hombre explica que se atienden de 14 a 21 años –los chicos de menos de 14 años que presentan conductas adictivas se tratan a través de terapia familiar, no directamente con ellos–, y por sexo “sigue siendo muy superior el de varones pero con menos diferencia que en los adultos y las mujeres están en torno al 24%”.

Por patrón de consumo, asegura que el caso del cannabis, el 59 por ciento son hombres y el 65 mujeres, mientras que en el caso de la cocaína el 29 por ciento son hombres y el seis por ciento mujeres. En el caso del alcohol, añade que el cuatro por ciento son hombres y el 13 mujeres. “Se ha tratado algún caso de heroína, siempre en mujeres y con perfiles que a pesar de ser de estos parámetros de edad, mostraba comportamientos de mayores”, puntualiza.




Share and Enjoy !

0Shares
0 0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *