Los propietarios de perros deberán llevar una botella de agua para pasearlos

Toma del frasco, Carrasco”, podría decirse. Porque el Ayuntamiento de Sevilla acaba de redactar una ordenanza que, caso de aprobarse en el próximo Pleno, establece la obligatoriedad para los propietarios de perros y demás mascotas de sacarlos a la vía pública llevando una botella de agua, que sirva para disolver y baldear sus orines.

La normativa municipal se justifica en la protección general de los animales y que se tengan haciéndose sus propietarios responsables de los mismos. Se llamará Ordenanza de Protección, Bienestar y Tenencia Responsable de Animales. Con ella también se pretende una protección de los animales, combatiendo su maltrato y abandono.

Además se van a endurecer las sanciones a quienes infrinjan la ordenanza municipal, con multas cuyo baremo va desde los 75 euros a los 30.0000, según los casos.

Respecto de las botellas de agua para derramar sobre los orines de los animales de compañía, el Ayuntamiento persigue “reducir el impacto” en las calles de la ciudad.

Desde ahora los propietarios que paseen a sus perros tendrán que dotarse tanto de la bolsa para recoger los excrementos y la botella de agua para reducir los efectos de los orines en la calzada. No ir provisto de esa botella puede ser multado hasta con 500 euros.

La normativa exime de estas obligaciones a las personas con discapacidad visual que, por eso precisamente, se asistan de un perro guía.

El Pleno del próximo 24 de febrero abordará la aprobación de la nueva ordenanza.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *