Los hosteleros de Sevilla se han mostrado favorables a las inspecciones llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Sevilla en los bares de copas que ha permitido el fin de semana el cierre de seis establecimientos del Paseo de Colón. El presidente de la patronal hostelera, Pablo Arenas, ha instado al Ayuntamiento hispalense a que las inspecciones en los locales de la ciudad no se realicen de modo extraordinario y hasta la celebración de Navidad, sino que se lleve a cabo de modo ordinario y con el personal necesario.


El presidente de los hosteleros considera “corrrectas” todas aquellas actuaciones que se realicen para hacer cumplir las ordenanzas y la legalidad e indica que en el Paseo Colón, “como ocurre en otros sitios”, se dan “esas formas de trabajar por parte de hosteleros que no cumplen la normativa”. “Lo llevan haciendo tras muchos años por dejadez de la Administración y el día que ésta se ha puesto a trabajar ocurren estas cosas”, manifiesta.

Arenas apuesta por que las inspecciones se realicen de modo ordinario y todos los fines de semana, en vez “extraordinarias o acotadas en el tiempo, quedándose después quietos otros cuatro o cinco años hasta que volvamos a llevarnos las manos a la cabeza”. Además, aboga por que se dote de una plantilla con un número de inspectores adecuada para la realización de estas funciones.