Representantes de las Plataformas Vecinales de Torreblanca y Bellavista mantuvieron un encuentro para poner en común las problemáticas que se sufren en sendos barrios y plantear movilizaciones para revertir la actual situación de “olvido”

Los vecinos de Torreblanca y Bellavista están dispuestos a no dajar pasar ni una más ante el reborte de las delincuencia en ambas zonas y la ausencia de políticas activas que reviertan ladelicada situación social por la que atraviesan.  Según informan en un comunicado conjunto, ambas Plataformas ponen sobre la mesa que detrás de todas todas las carencias que se sufren en sus entornos está el olvido de todo lo que está fuera de la Sevilla del centro y del turismo. También coinciden en que las últimas movilizaciones vecinales responden a este sentimiento que se basa en el malestar originado por la proliferación de la droga, la violencia y en la impunidad de la que hacen gala determinados individuos relacionados con un mundo ajeno a la gente trabajadora de sus barrios.

Aseguran que consideran fundamental “el derecho a vivir con tranquilidad y dignidad en sus zonas”. En este sentido denuncian públicamente “el incumplimiento sistemático de las autoridades” en cuanto a la puesta en marcha y mantenimiento de la policía de barrio. Pero apuntan que la reivindicación a este derecho básico no se puede sustentar solamente en la seguridad basada en la policía, sino que es necesario “salir del área del olvido y el abandono”. Reclaman la necesidad urgente de abordar, “con hechos concretos, los problemas reales de las personas”. Se preguntan si hay derecho que la ciudad tenga 7 barrios en la lista de 15 barrios más pobres de todo el estado.” ¿Dónde están las escuelas taller? ¿Qué futuro queda a la juventud de nuestros barrios si a la falta de empleo digno se suma la desidia institucional?”, preguntan.


“El olvido lleva a la degradación en las condiciones de vida y con ello llegan todas las lacras sociales que se padece en los barrios olvidados”, como se autodenominan.

Durante la reunión han anunciado la voluntad de emprender acciones conjuntas realizando un llamamiento general a todos “los barrios de la Sevilla que no se ve”, de esa que va más allá del gran centro histórico y turístico. Por ello, durante este verano, han acordado comenzar a realizar contactos con todos los movimientos vecinales reivindicativos que se están articulando por la ciudad. Estos contactos desembocarán en un encuentro a finales del verano, con la intención de preparar movilizaciones durante el otoño.

Por último, los colectivos vecinales recuerdan que “la indignación vecinal es producto de años de desidia hacia sus barrios, en pos de una creciente priorización de los criterios puramente macroeconómicos, que han dejado en la cuneta a la mayoría de la población sevillana, creando una ciudad de dos velocidades”. También manifestaron que conocen que todo lo que se consiguió en la pasado en sus barrios fue fruto de la movilización y de la lucha, camino que ahora se ven obligado a reemprender “con más fuerza”, concluyen.