La asociación Abogacía Andaluza por la Defensa Animal (AADA), con el apoyo de la Plataforma Animalista Andaluza, ha registrado una petición en el Ayuntamiento de Sevilla, acogiéndose al actual Reglamento de Participación Ciudadana, con el objetivo de comparecer en el próximo pleno municipal y plantear al gobierno del socialista Juan Espadas la posibilidad de realizar una consulta ciudadana para que los sevillanos decidan si quieren que la ciudad sea declarada libre de maltrato animal y antitaurina.

En el escrito la entidad plantea además que en la citada consulta se pregunte a los sevillanos sobre si quiere que el Ayuntamiento se comprometa a “no subvencionar, ni financiar, ni promover ni colaborar en corridas de toros ni espectáculos que impliquen maltrato” en la ciudad.


Sin embargo, en caso de que Espadas rechace la consulta y “no esté dispuesto a someterse a este ejercicio de participación ciudadana”, pregunta ante el Pleno si el Ayuntamiento desarrollará el procedimiento para recoger firmas para que la consulta se pudiera llevar a cabo mediante una iniciativa ciudadana, “tal y como exige el artículo 48.6 de la Ley de Participación Ciudadana de Andalucía, de 27 de diciembre de 2017”.

Así, se apuesta por abrir un “debate participativo” en la capital hispalense sobre el uso de dinero público en corridas de toros, así como cualquier otro espectáculo que implique maltrato animal, y que el gobierno local “se comprometa a gobernar en consonancia con el resultado de la consulta”.

Ambas asociaciones entienden que, dada la creciente sensibilidad de la ciudadanía en temas de maltrato animal, es “imprescindible” un replanteamiento de las cuestiones que “hasta ahora parecían inamovibles”, entendiendo que la consulta ciudadana es una herramienta “fundamental para conocer la opinión de los ciudadanos sobre este controvertido tema”.

En este marco, se recuerda que son muchas las ciudades españolas que “debido a la creciente sensibilidad” de los ciudadanos en materia de protección y bienestar animal, han aprobado en el Pleno de sus correspondientes ayuntamientos, el nombramiento de las ciudades como “libres de maltrato animal y antitaurinas”.

Olvera y Ayamonte como precedentes

Así, pone como ejemplo a Olvera (Cádiz), que se ha declarado “libre de corridas de toros”; Ayamonte (Huelva), cuyo ayuntamiento decidió en 2015 por unanimidad declarar la localidad “libre de maltrato animal”, o Córdoba, que aprobó en 2016 la prohibición de espectáculos en los que haya maltrato animal, concretamente circos y atracciones de feria, “aunque también cierra la puerta a las subvenciones a los toros”.

“Quizás se pudiera pensar que esta iniciativa es una revolución en Sevilla, pero nada más lejos, teniendo en cuenta que ya en 1820 el Ayuntamiento de Sevilla cursó una petición al rey Fernando VII para que prohibiera las corridas de toros y de novillos de muerte en toda España, y se restableciese la Real Cédula de Carlos IV, de 10 de febrero de 1805, que los prohibía en todo el territorio”, concluye.