A la una de esta tarde ha tenido lugar el acto de los toques de Laudes a la Inmaculada, ante la capilla de la Pura y Limpia en el Arco del Postigo, emblemático enclave sevillano como puerta del barrio del Arenal.


Cientos de personas acudían a presenciar la interpretación de los toques, una vez más ejecutados por la prestigiosa Banda del Sol, uniformada e integrada también por sus lanceros para esta ocasión tan especial.

Los Laudes a la Inmaculada constituyen una tradición que se perdió con los tiempos, pero sin embargo recuperada gracias al mecenazgo del empresario sevillano Rogelio Gómez, que también lo hizo hace ya muchos años con las Lágrimas de San Pedro.


En este acto, la Pura y Limpia es encuentra de besamano en su capilla, como establecen las reglas de su Hermandad para este día de su festividad, por lo que el desfile de personas ha sido incesante para rendir culto a la popular imagen sevillana, ante la que un día llegara a arrodillarse y orarle el mismísimo Papa Su Santidad Juan Pablo II, provocando una instantánea que dio la vuelta al mundo.