‘Más Libres’, plataforma encargada de la recogida de las 62.000 firmas en apoyo a las clarisas de Santa Inés, entrega los documentos a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y a las trece clarisas del convento

Este martes Inmaculada Fernández, portavoz de ‘Más Libres’, ha hecho entrega junto a medio centenar de sevillanos los documentos que recogen las 62.000 firmas en apoyo a las clarisas de Santa Inés por la multa de 170.000 euros impuesta por la Junta de Andalucía debido a la restauración del órgano ‘Maese Pérez’. Estas firmas las han entregado en la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para “decir alto y claro que se les retire la multa injusta y desproporcionada que se le ha impuesto a treces clarisas que viven de la venta de dulces conventuales”, aclaraba Fernández. También apostillaba que “ante la dejadez y el silencio de la administración pública, las monjas accedieron de buena fe a la restauración del órgano en manos expertas y sin coste alguno para la Junta de Andalucía”.

Por otro lado, tras la entrega de los registros en dicha consejería, los manifestantes han recorrido las calles de Sevilla para hacer entrega de los documentos a las clarisas en el convento de Santa Inés. Una de las mojas se sentía satisfecha por el apoyo recibido y agradecía “la ayuda de todos los asistentes y la buena fe del abogado Joaquín Moeckel”. La clarisa ha mostrado toda su gratitud ofreciendo a los asistentes unos pasteles conventuales. “Rezaré por todos vosotros, muchísimas gracias de nuevo” finalizaba la religiosa.


La portavoz insistía en que “aquí no acaba el asunto, seguiremos presionando y recogiendo firmas”. Aun así persistía en que esperan “una respuesta de Junta de Andalucía y que se solucione todo lo antes posible”. La plataforma “no entiende” como se les puede multar por algo que debería haber hecho la administración tal y como recoge el acuerdo firmado hace más de dos décadas. “Es un sin sentido total, la Junta de Andalucía debería haber tomado parte activa en esta reparación y, encima que no respetan los acuerdos, multan a las monjas por algo que deberían de haber hecho ellos mismos”, finalizaba Inmaculada Fernández.