El dispositivo de seguridad conjunto llevado a cabo en los barrios de Sevilla por la Policía Nacional y la Policía Local ha controlado 725 vehículos, identificado a 1.673 personas, abierto 216 actas de aprehensión de estupefacientes y 98 de intervención de armas y realizado 27 controles de alcoholemia.

Como consecuencia de todo ello, se ha detenido a 23 personas y se han realizado 31 atestados, mientras que el Ayuntamiento ha interpuesto 56 denuncias y la Jefatura Provincial de Tráfico, 168, según detalla la Subdelegación del Gobierno en un comunicado.


Estos datos han sido aportados por el subdelegado del Gobierno en Sevilla, Carlos Toscano, y el concejal delegado de Seguridad, Movilidad y Fiestas Mayores de Sevilla, Juan Carlos Cabrera (PSOE), en el marco de la reunión mantenida con representantes de la Federación de Asociaciones de Vecinos y de otras barriadas sevillanas con el objeto de dar respuesta a las distintas problemáticas por las que atraviesan.

A la reunión también han asistido la presidenta de la Federación de Asociación de Vecinos de Sevilla, María Jesús Reina Fernández; el vicepresidente y secretario de Relaciones Institucionales de la misma, Antonio Andrades Romero y Francisco Velasco Sánchez, respectivamente; Maruja Rojas Pimentel, presidenta de la Asociación de Vecinos Parmadal; Antonio Guisado Gómez, de la de Tres Calles-Torreblanca, y Juan Carlos Alejandre Alejandre, presidente de la Comunidad General de Pino Montano, en representación de la asociación de Tres Barrios-Amate. Asimismo, han estado presentes el comisario provincial de la Policía Nacional, Andrés Garrido; el jefe de la Policía Local de Sevilla, Pablo Mariano, y el director del Cecop, Rafael Pérez.

En el transcurso de la reunión, con los representantes vecinales se ha presentado el balance del dispositivo conjunto que Policía Nacional y Policía Local vienen desarrollando desde el pasado mes de septiembre y que se creó como forma de dar respuesta a las distintas problemáticas que vienen sufriendo las barriadas sevillanas, tanto de convivencia como de seguridad ciudadana.

A la vista de los resultados positivos de esta experiencia, el subdelegado del Gobierno y el delegado de Movilidad y Seguridad se han comprometido a mantener reuniones conjuntas, con una periodicidad mensual, con los representantes de las asociaciones de vecinos, como interlocutores válidos de las distintas barriadas sevillanas, para analizar conjuntamente la problemática de estas, así como todas aquellas iniciativas que se pudieran plantear.

Además, en el balance ofrecido por el Cuerpo Nacional de Policía, se ha indicado que se han realizado en lo que va de año un total de 53 dispositivos policiales conjuntos en Sevilla en colaboración con la Policía Local, así como con la Policía Adscrita, la mayor parte de ellos desarrollados en barrios como la Macarena, El Vacie, Pino Montano, Polígono Sur, Bellavista, Torreblanca o San Jerónimo, donde se han detectado “necesidades preventivas específicas”, mientras que en los restantes barrios de Sevilla se ha actuado “de forma puntual en función de las demandas analizadas en las reuniones de seguridad que de forma semanal se llevan a cabo”.

Por ultimo, tanto Toscano como Cabrera han agradecido a los cuerpos policiales el esfuerzo de colaboración llevado a cabo, que “sin duda está contribuyendo a reforzar la seguridad en los barrios de Sevilla”, así como la predisposición a colaborar por parte de las asociaciones de vecinos, y se han comprometido a mantener reuniones técnicas con periodicidad mensual para atender todas las necesidades que por parte de las asociaciones se demanden.