La Policía descubre una “casa de los horrores” en Nervión

Ha detenido a un hombre de 35 años de edad por encerrar a su madre y hermana, sin alimentos y vigiladas por perros para quedarse con sus respectivas pensiones

La Policía Nacional ha detenido al individuo por retener a su madre y hermana con las que convivía y a las que tenía amenazadas de muerte con una pistola y un machete. El detenido, les negaba la medicación, alimentos e incluso la higiene básica, quedándose y gestionando “a su antojo el dinero de las pensiones que las víctimas percibían”, según ha informado la Jefatura Superior de Policía. Está acusado de los delitos de detención ilegal, malos tratos habituales en el ámbito familiar, amenazas graves y lesiones.

Las víctimas aprovecharon “uno de los permisos que el ahora arrestado les daba para salir y, a pesar de las amenazas de muerte”, se dirigieron a una Comisaría de Policía Nacional y explicaron lo que estaban padeciendo. Manifestaron tanto la madre como la hermana del arrestado, esta última con una discapacidad física de un 77 por ciento, que vivían con el agresor en el mismo domicilio y con diez perros, cinco de ellos de gran tamaño y que desde hace tiempo eran agredidas asiduamente si no hacían lo que él les decía, eran “vejadas, humilladas y sometidas bajo amenazas con un machete y una pistola, amarradas con cuerdas y sólo se aseaban cuando él se lo permitía”.

Según la Policía, no podían comer en su presencia, aprovechando para hacerlo cuando él se ausentaba del domicilio, dándose la circunstancia que en una ocasión estuvo tres días sin salir de la vivienda y por lo tanto las víctimas estuvieron tres días sin comer.

Una vez fueron escuchadas por los policías de la oficina de denuncias de la Comisaría de Nervión, se pusieron en contacto con los agentes de la UFAM-Investigación, compuesto por agentes especializados que tiene encomendada la investigación de los delitos de violencia de género y violencia doméstica y aquellas modalidades delictivas que en alguna forma afecten a las personas integrantes en el núcleo familiar, que se hicieron cargo de la investigación.

Para evitar que se escaparan, las habitaciones de las víctimas tenían una doble puerta, una de ellas con un pestillo que sólo se abría desde el exterior y en la otra un candado. Los agentes, una vez inspeccionaron la vivienda, pudieron comprobar que ambas víctimas compartían estas dos habitaciones con los perros que hacían sus necesidades en las mismas al igual que las mujeres, además de asearse en cubos porque no les permitía usar el cuarto de baño.

Como consecuencia de la situación vivida, la madre del detenido, en los últimos meses había perdido 20 kilos y se encontraba en una situación personal e higiénica lamentable.

La investigación y operativo policial culminó con la detención del autor de los hechos y la intervención del machete de gran tamaño y la pistola, con los que amenazaba a las víctimas.

El detenido al que ya le constaban antecedentes policiales, pasó ante la Autoridad Judicial, la cual le concedió una orden de alejamiento del detenido a su madre y hermana, que tras ser rescatadas del domicilio donde estaban sometidas, fueron acogidas por familiares y servicios sociales.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *