La Junta suspende durante seis meses la explotación de Cobre las Cruces por la “magnitud” del derrumbe

Tras el corrimiento de tierras acontecido la madrugada del miércoles de la semana pasada en el sector norte de la corta de la mina Cobre las Cruces, explotada por la multinacional canadiense First Quantum en suelos de Guillena, Salteras y Gerena, la Delegación Territorial de Conocimiento y Empleo en Sevilla ha resuelto suspender provisionalmente los trabajos de explotación en el complejo minero durante un periodo de seis meses, según informa la Junta de Andalucía en un comunicado

Mientras el incidente, sucedido de madrugada, se saldó sin consecuencias para las personas y la empresa ha suspendido temporalmente la producción del complejo minero para solucionar las causas del corrimiento de tierras, la Administración andaluza ha expuesto que “dada la magnitud del incidente, se determina que éste compromete gravemente la seguridad de los trabajos, de las instalaciones y de los trabajadores y se procede a proponer la resolución de suspensión provisional de los trabajos en la explotación minera, salvo los necesarios para la estabilización de la zona afectada”.

El plazo de paralización propuesto por la Delegación Territorial a la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Hacienda, Industria y Energía es de seis meses, sujeto a algunos condicionantes, entre ellos, a la elaboración de un informe preliminar donde se reflejen las posibles causas que han producido el incidente, las labores proyectadas para salvaguardar la seguridad de las personas, bienes y derechos, la integridad de la superficie, la conservación del recurso y de las instalaciones, así como posibles afecciones al resto de elementos del complejo minero, dominio público hidráulico y al medio ambiente.

La resolución establece asimismo que mientras no se den por finalizadas las acciones que corrijan las consecuencias del incidente, una entidad colaboradora emitirá “un informe semanal del estado de la zona afectada”.

La producción de cátodos de cobre de este recinto comenzó en junio de 2009, constituyendo un claro activo económico para su área de influencia. En 2016, no obstante, varios directivos de Cobre las Cruces fueron condenados por un delito contra el medio ambiente y otro de daños al dominio público, a cuenta de la detracción no autorizada de 75.000 metros cúbicos de agua del acuífero Niebla-Posadas, la práctica de 20 sondeos no autorizados y el vertido de arsénico y otras sustancias contaminantes a este cauce hídrico explotado por la empresa minera, hechos todos ellos denunciados en 2008.

Además, el complejo minero fue escenario en 2010 de un accidente laboral saldado con la muerte de un operario y otros dos heridos graves, al liberar pulpa ácida una válvula de la planta hidrometalúrgica de la mina a consecuencia de la fractura sufrida por una conducción de las instalaciones.

Más recientemente, el Tribunal Supremo desestimaba el recurso interpuesto por Cobre las Cruces contra el acuerdo del Consejo de Ministros que le imponía una multa de 923.091 euros y una indemnización de 276.927,45 euros, por daños al dominio público hidráulico de la masa de aguas subterráneas Gerena-Posadas, toda vez que en 2014 se incoaba una nueva causa judicial contra la empresa, por presunto “abuso y sobreexplotación” del acuífero Niebla-Posadas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *