La sequía es ya un hecho incontestable y sus consecuencias están sobre la mesa de las administraciones y las comunidades y juntas centrales de usuarios del agua, que se reúnen este jueves en Sevilla. Fuentes de la Consejería de Medio Ambiente han informado que se debatirá la situación de falta de precipitaciones, aunque no se plantea ningún decreto sobre el particular.

Las evidencias ponen de relieve la ausencia de lluvias en el mes de octubre y las previsiones de un noviembre en el que apenas se registrarán precipitaciones, por tanto un otoño especialmente seco, después de haber acabado un año hidrológico con las reservas justas e y la incertidumbre en lo que respecta a la atención a todas las demandas.


La administración andaluza  recuerda las 115 medidas que recogen de manera general los planes especiales de sequía, “instrumento de planificación para gestionar estos fenómenos”, medidas sobre todo de gobernanza en las que prevalece la garantía de abastecimiento humano sobre otros usos y que ha habido que adaptar a la planificación actual.

La Consejería proseguirá asimismo con la reunión de los comités de gestión de los respectivos sistemas de explotación como órganos de participación para trabajar en los recursos del año, en los que “habrá que mirar con mucha atención los niveles y garantías”.